Comerciante en Ibagué usaba los datos de sus clientes para solicitar créditos: estafó a más de 10 personas

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA Cristian David Castrillón Chalarca al parecer tiene más víctimas que no lo han denunciado.
Contenido Exclusivo
Sujeto fue detenido por los servidores del CTI de la Fiscalía en la carrera Cuarta con calle 34 del barrio Cádiz de ‘La Musical’ por orden emitida por el Juzgado Quinto de Control de Garantías.
PUBLICIDAD

Cristian David Castrillón Chalarca fue enviado a la cárcel por el Juzgado Séptimo de Control de Garantías, por los delitos de estafa agravada en concurso con receptación, enriquecimiento ilícito de particulares, falsedad personal y falsedad en documento privado por presuntamente estafar 10 personas por más de $120 millones en Ibagué.

El sujeto no aceptó los cargos que le achacó en la diligencia judicial, la Fiscal 55 Local de la Unidad de Estafas.

 La investigación 

Castrillón Chalarca es investigado por la Fiscalía por hechos ocurridos entre el 2019 a 2022, luego de una denuncia presentada en enero del año pasado, donde el ente acusador conoció del ilícito y así descubriría el entramado que tenía el procesado para engañar a sus víctimas.

Según la Fiscalía, el accionar delictivo del detenido se basaba en la modalidad de ofrecimiento de servicios tecnológicos como equipos celulares o computadores, y a su vez utilizaría dos empresas asociadas para ofrecerles a sus víctimas el financiamiento de estos quedándose con el dinero.

Así operaba 

El ente acusador reveló que el sujeto, de 29 años de edad, figura como representante legal de una empresa Tecnofiamos, ubicada en un centro comercial de la ciudad, en la cual se comercializaban celulares, computadores y aparatos tecnológicos.

Su negocio contaba con aliados comerciales. Una de las empresas está ubicada en Pereira (Risaralda), y la otra en Ibagué, las cuales son intermediarias financieras y se convirtieron en víctimas dentro del proceso. 

El engaño se daba cuando la víctima interesada en adquirir algún equipo y que no contaba con el dinero suficiente, era motivada por Cristian David para que permitiera le hicieran un estudio de crédito y así lograr financiar y acceder al producto.

La persona le entregaba información personal, su cédula y datos generales para el supuesto estudio. Pero lo que no sabía era que le estaba entregando la información precisa para que éste sacara el crédito a su nombre y el dinero le fuera desembolsado a él. El ciudadano incauto se daba cuenta de lo que estaba pasando cuando le llamaban de las entidades a decirle que estaba en mora.

Los casos 

 

En uno de los casos, las víctimas fueron padre e hija, quienes sacaron un celular de alta gama y alcanzaron a pagar varias cuotas. Un día el celular tuvo un daño y Castrillón Chalarca les entregó otro de baja gama provisional mientras solucionaba lo de su equipo. Al final se dieron cuenta que ambos figuraban como robados. 

Cuando fueron a reclamarle no lo encontraron en el sitio. Las víctimas señalaron que los perjuicios causados ascienden a 20 millones de pesos. 

Otra persona refirió que lo conoció cuando prestaron servicio militar en el año 2011 por lo que le tenía absoluta confianza y dejó en sus manos que le ayudara con la adquisición de un crédito bancario para acceder a una finca.

Esta persona de raíces campesinas, que poco conocimiento tenía al respecto, se dejó convencer al punto que sacó dos celulares y tres tarjetas de crédito a su nombre, porque su amigo le dijo que así crearía vida crediticia y tendría un buen puntaje para que le dieran el préstamo.

Pero la víctima le dio sus claves, dándole manejo absoluto de los plásticos manteniéndolo en error, sobre que él iba a cubrir esas deudas, como un mercado de un millón de pesos, y hasta un reloj por millón 800 mil pesos. La afectación económica fue por 13 millones de pesos.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios