Una asombrosa lluvia de meteoritos atravesará el firmamento la próxima semana

Crédito: Tomada de internetLos cálculos de los astrónomos señalan que la Tierra cruzará la órbita del SW3 alrededor de las 5:00 (GMT) del martes 31 de mayo, lo que podría generar un “estallido” de Tau Herculids, que, sin embargo, solo duraría una o dos horas.
En la noche del próximo lunes y martes será la primera vez que la Tierra y la estela de los restos del cometa expulsados en 1995 se crucen desde el evento de fragmentación.
PUBLICIDAD

Una espectacular lluvia de meteoritos podría golpear la Tierra en los próximos días, según Jonti Horner, profesor de astrofísica en la Universidad del Sur de Queensland, y Tanya Hill, miembro honorario de la Universidad de Melbourne (Australia), en un artículo en el portal The Conversation.

La esporádica lluvia de meteoritos tau herculidas puede aparecer este 2022, en la noche del 30 al 31 de mayo, con la posibilidad de que se observe en el cielo una espectacular lluvia de meteoros.

A medida que el planeta Tierra orbite el Sol, pasará a través de un grupo de escombros “particularmente angosto y denso”, pudiendo ser víctima de la lluvia Tau Herculids, que algunos describen como “la tormenta de meteoros más potente en generaciones”, señala el documento.

¿Cuál es su origen? En 1930 se detectó un cometa llamado 73P/Schwassmann-Wachmann 3 (SW3), que generó una suave lluvia de meteoritos llamada Tau Herculids, que hoy en día parece irradiar desde un punto a unos 10 grados de la brillante estrella Arcturus.

El cometa fue descubierto en 1930 cuando pasó a 9,2 millones de kilómetros de la Tierra. Sin embargo, este cometa nunca se volvió lo suficientemente brillante como para ser visible a simple vista y solo podría vislumbrarse con unos buenos binoculares o un telescopio.

En 1995, el SW3 se fragmentó y liberó una enorme cantidad de polvo, gas y escombros. Once años después se desintegró aún más, quedando varios fragmentos brillantes acompañados de muchos trozos más pequeños.

A finales de este mes, la Tierra cruzará la órbita de este cometa, donde se encuentran algunos de estos escombros, que parecen “enormes y delgados téntaculos en el espacio”, según quedan reflejados en una modelación informática detallada.

En cualquier caso, los científicos aún no saben si esto podría afectar negativamente a nuestro planeta o no, ya que eso depende de la cantidad de escombros que expulsó en 1995 y de la rapidez con la que fueron arrojados.

El espectáculo cósmico será la primera vez que la Tierra y la estela de los restos del cometa expulsados en 1995 se crucen desde el evento de fragmentación que consistirá en una lluvia de meteoros moderada de movimiento lento, podrá contemplarse desde América del Norte y América del Sur.

Horner y Hill aseguran que, pase lo que pase, mejorará en gran medida nuestra comprensión de cómo ocurren los eventos de fragmentación de un cometa.

VANGUARDIA / Redacción web

Comentarios