Biden arremete contra las recetas neoliberales

Colprensa / EL NUEVO DÍA
Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reclamó respeto a la democracia a los países de Latinoamérica, como un argumento implícito a las exclusiones de Venezuela, Cuba y Nicaragua.
PUBLICIDAD

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reivindicó  ayer ante empresarios del continente americano que es momento de enterrar el neoliberalismo y adoptar políticas que fomenten trabajos mejor pagados.

“Tenemos que actualizar nuestra receta desde mi punto de vista para el crecimiento económico. En mi opinión, es hora de enterrar la economía de goteo”, dijo Biden durante un evento de la IX Cumbre de las Américas, que se lleva a cabo en Los Ángeles.

El efecto goteo (”trickle down”) es una teoría económica que tuvo un gran impulso durante la Presidencia del estadounidense Ronald Reagan (1981-1989), y que propone reducir los impuestos a las empresas y a las clases altas para estimular la inversión.

Biden defendió que “se puede hacer cualquier trabajo pagando buenos salarios y respetando los derechos de los trabajadores”, de manera que las familias tienen un mayor bienestar y así “ganan todos”, incluidos los empresarios.

En cambio, afirmó que las recetas neoliberales, que también fueron criticadas en su momento por el expresidente Barack Obama (2009-2017), generan “mayor inequidad, menor crecimiento, menor competencia y menor innovación”.

El mandatario de EE. UU. también reiteró su apoyo a la sindicalización de los trabajadores, pues más de una vez se ha definido como “presidente prosindicatos”. Asimismo, reivindicó utilizar organismos financieros internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para combatir las desigualdades en la región.

“Por ejemplo, tenemos que facilitar que los países de América Latina y el Caribe desarrollen infraestructura 5G sin tener que elegir entre invertir en un futuro digital o invertir en energía renovable”, expresó.

Biden llegó el pasado miércoles a Los Ángeles para inaugurar la IX Cumbre de las Américas, la primera que se celebra en Estados Unidos desde la inicial, en Miami, de 1994.

La atención del presidente se centraba ayer en la crisis climática, mientras que hoy firmará con otros países la llamada “Declaración de Los Ángeles sobre migración”, en la que se espera que haya compromisos concretos para gestionar los flujos migratorios que podrían implicar a España y a Canadá. 

 

La migración concentra las protestas

La inmigración, uno de los temas centrales de la IX Cumbre de las Américas, protagonizó las protestas en las calles de Los Ángeles al tiempo que los líderes del continente se reunieron para inaugurar el foro político.

Sin desentonar con la tónica de esta cumbre, la mayoría de protestas quedaron deslucidas, con poca afluencia de personas y alejadas del Centro de Convenciones por el fuerte dispositivo de seguridad desplegado ante la llegada del presidente estadounidense, Joe Biden, y sus homólogos de la región.

Además de los reclamos por concretar una regulación migratoria, tanto para los solicitantes de asilo como para aquellos que llevan décadas en EE. UU. con permisos temporales, también se escucharon consignas que criticaban la futura reunión Biden-Bolsonaro y protestaban por el veto a los mandatarios de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

 

RESUMEN, EFE

Comentarios