Tres décadas lleva un hombre evadiendo la pena de muerte

Vanguardia
Crédito: Vanguardia
Hank Skinner fue sentenciado a la pena de muerte por el asesinato de su novia y de sus dos hijos adultos en Texas, el estado que más ejecuta a reos en EE.UU.
PUBLICIDAD

Hank Skinner, quien ha permanecido en el corredor de la muerte en el estado norteamericano de Texas durante años, asegura que todavía tiene esperanza.

“Soy optimista de no terminar aquí. Nunca debí estar aquí para empezar. Ha sido un largo camino. Para empezar, nunca debí haber estado aquí. Y ha sido un largo camino”, expresó durante una entrevista.

En 1995, Skinner fue condenado a muerte por el asesinato de su novia y sus dos hijos adultos en Pampa, un pequeño pueblo en la península de Texas.

No negó haber estado en la casa donde murieron los tres, pero dijo que se había desmayado por una combinación de drogas y licor. Skinner fue encontrado en una casa cercana con sangre en su ropa, pero insiste en que las pruebas de ADN probarían su inocencia.

Skinner, padre de tres hijos, que recientemente cumplió 60 años y tiene una barba canosa, lleva más de tres años esperando una decisión del tribunal penal más alto del estado.

La Corte de Apelaciones de Texas evaluará si cree que el jurado que lo sentenció habría tomado una decisión diferente si hubiera tenido acceso a las pruebas de ADN que están disponibles hoy.

Texas tiene 197 condenados a muerte. En 2020 y 2021, seis fueron ejecutados, pero 11 fueron eliminados de la lista luego de que se revisaron sus sentencias.

Algunos de ellos todavía están tras las rejas. Uno de ellos es Raymond Riles, a quien se le conmutó la pena de muerte por cadena perpetua debido a un historial de enfermedad mental.

 

Vanguardia

Comentarios