Día decisivo para Chile: “apruebo” o “rechazo”: ¿tendrán nueva Constitución?

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍAFotoilustración / VANGUARDIA
Mañana 15 millones de chilenos decidirán si aprueban o rechazan el nuevo texto constitucional.
PUBLICIDAD

Este domingo, 15 millones de chilenos están habilitados para salir a las urnas y marcar “apruebo” o “rechazo” en el plebiscito para la implementación de la nueva constitución política o mantener la actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), en una de las votaciones más polarizadas de los últimos tiempos.

Los sondeos más recientes revelaron que se mantiene la tendencia a rechazar el texto, con una diferencia de más de 10 puntos, sin embargo, el escenario está abierto porque hay un alto número de indecisos, entre el 10 % y el 15 %. 

Expertos consultados por esta redacción consideran que varios son los factores que han influido para que la encuestas marquen la tendencia al “rechazo”, y de ser así, el Gobierno debe seguir en el proceso constituyente porque la reforma es inevitable. 

Recientemente el presidente de Chile, Gabriel Boric, manifestó “en el plebiscito del 25 de octubre (de 2020), el pueblo decidió que quiere una nueva Constitución mediante un mecanismo 100 % electo para ese fin”, haciendo alusión al contundente 78 % de los chilenos que manifestó su voluntad de cambiar la carta magna vigente, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet y modificada bajo el gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006).

En un principio se creía que el proceso de la constituyente iba a ser único, pero a un día del plebiscito, hay incertidumbre, tal como lo indican las encuestas. Hay poco lugar para el “apruebo” y, por tanto, el tema constituyente en Chile debe seguir porque reformar la Constitución actual es ineludible, advierte Gabriel Yáñez Canal, Educador de la Universidad Industrial de Santander, UIS. 

Yáñez Canal asegura que de ganar el “rechazo” seguramente el Gobierno de Boric planteará alguna otra forma, como crear algún comité de expertos o una convención o una comisión mixta de representantes de Senadores  porque el deseo manifiesto de tener una constitución nueva fue expresado tras el estallido social y el resultado del plebiscito en octubre de 2020 fue apabullante. 

¿Qué es entonces lo que van a “rechazar”? El rechazo sería a la propuesta de Constitución y no al texto mismo de tener una nueva.  

En esta misma línea, César Niño, docente del Programa de Negocios y Relaciones Internacionales de la Universidad de La Salle, considera que “en caso de que no se apruebe significaría una derrota al proyecto social, una derrota ciudadana y al gobierno de Boric, que en última ha propuesto una Constitución progresista”.

Además, asegura Niño, implicaría que en el hipotético caso de una derrota electoral, teniendo en cuenta que hay un censo de 15 millones de chilenos para ir a las urnas, significaría que habría unos enclaves autoritarios de la Constitución de Pinochet que marcan ciertas tendencias electorales. 

Las probabilidades de ganar

Pese a que el “apruebo” de acuerdo con las encuestas está en el 37%, Javier Alejandro Acevedo Guerrero, Director de la Escuela de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Industrial de Santander, UIS, es optimista y precisa que “creería que gana el “apruebo” porque el proyecto de constitución es novedoso, es un verdadero paradigma en temas de derecho y en de protección sobre todo a la vida, a la naturaleza a los seres sintientes”.

Sin embargo, el Director de la Escuela de Derecho y Ciencia Política de la UIS, dice que aunque es innovadora, es un proyecto de constitución que va a tocar privilegios. De hecho, el artículo que habla específicamente del derecho a la igualdad, dice que en Chile no habrá ningún grupo ni persona privilegiada, entonces de alguna manera quienes tienen privilegios pues se van a ver afectados. 

Además, el proyecto de Constitución es el candado para que el fascismo no se repita en Chile, es decir, desde el primer artículo hasta el último es un texto que apunta a ponerle límites al poder, a garantizar unos derechos justos, inalienables, no transeables, por tanto, que el pueblo chileno concrete un proyecto de sociedad democrática implica una ruptura con la dictadura de Pinochet que tanto daño hizo al pueblo chileno, considera Acevedo Guerrero.  

Finalmente, Niño considera que si triunfa el “apruebo”, se tendrá que trabajar en el proceso de implementación y zanjar diferencias con las instituciones chilenas por las posiciones más conservadoras porque todavía hay cierta nostalgia por algunos puntos de inflexión de la administración de Pinochet. 

Las causas para el “rechazo” 

En las últimas semanas se han incrementado las campañas para el “rechazo” del plebiscito que promueven diversas organizaciones argumentando que es “un texto malo, hecho con rabia” por una convención que “no representa a todos los chilenos”. 

De acuerdo con los expertos, existen multicausas como, por ejemplo, que la votación fue ganada por la extrema izquierda y la derecha no tuvo poder de voto, explica Yáñez Canal. 

Además, el nuevo texto de la Constitución declara la prurinacionalidad contando con los pueblos originarios (en Chile existen 10 naciones formadas por pueblos originarios) y esto generó una falsa creencia de que la Constitución estaba hecha por algunos e iba a arrasar hasta con los símbolos patrios, como se ha dicho, aunque esto no está en el texto.  

En este mismo aspecto, el Director de la Escuela de Derecho y Ciencia Política de la UIS recuerda que hay una derecha fuerte que no ve con buenos ojos el texto porque puede afectar sus intereses económicos.  

También, temas considerados en el texto como el aborto, el derecho a la muerte digna y la educación sexual,  levantan ampolla en una población que vivió bajo la dictadura y tiene arraigos religiosos. 

Finalmente, asegura Yáñez Canal, la falsa propaganda, tal como ocurrió en Colombia con el “Si” y el “No” para la paz, está  jugando también un papel determinante en las cifras que muestran las encuestas. 

El experto considera que en Chile hay un 20% que está conforme con la Constitución heredada en tiempos de Pinochet y que, a pesar de esto, ha sido reformada 52 veces. Con todo, tiene elementos que se consideran fundamentales para el sustento económico chileno.

Datos 

 

125 días será el compás de espera si gana el “rechazo” antes desde que se apruebe y se declare para realizar una nueva jornada electoral. 

El proceso constituyente fue la salida que encontró la política para desactivar las graves protestas por la igualdad que estallaron en octubre de 2019. 

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library

 

NELLY VECINO PICO

Comentarios