Juicio a Cristina Fernández por presunta corrupción entra en un tramo clave

Colprensa / EL NUEVO DÍA
Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍAla vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda a sus simpatizantes.
El juicio oral al que es sometida la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, por presunta corrupción durante su Gobierno (2007-2015), entró hoy en una de sus etapas finales, la de los alegatos de las defensas, en un escenario de fuerte convulsión política.
PUBLICIDAD

Este tramo clave del juicio ha comenzado luego de que la vicepresidenta argentina fuera objeto el pasado día 1 de un intento de atentado, en un contexto de elevada tensión entre el oficialismo y la oposición, que ha crecido desde que el pasado 22 de agosto el fiscal que interviene en el proceso oral solicitara para ella una pena de 12 años de cárcel.

En el caso se juzgan las presuntas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas a firmas del empresario Lázaro Báez durante los gobiernos del fallecido presidente y esposo de Cristina Fernández Néstor Kirchner (2003-2007) y de ella misma en la provincia austral de Santa Cruz, cuna política del kirchnerismo.

La defensa de Héctor René Jesús Garro, expresidente de la Administración General de Vialidad de la provincia de Santa Cruz, fue la que abrió hoy la etapa de alegatos.

El abogado de Garro inició su intervención manifestando el “rechazo” al ataque frustrado a Cristina Fernández e imploró a Dios que el “odio no gane” y que “cualquier manifestación violenta sea absolutamente una excepción de las reglas de la sociedad y la convivencia social”.

Para las próximas semanas se espera el alegato del defensor de la vicepresidenta, quien está acusada por presunta asociación ilícita y administración fraudulenta de recursos públicos.

 

Petición de condena

La Fiscalía pide para Fernández una condena de 12 años de prisión y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos, al tiempo que propuso decomisar bienes de los acusados en este juicio por una cuantía de 5.231 millones de pesos (unos 36,4 millones de dólares).

En sus alegatos finales, los fiscales acusaron a la exmandataria de crear, junto a Néstor Kirchner, “una de las matrices más extraordinarias de corrupción” en Argentina.

En la causa también están acusados el propio Báez, el exministro de Planificación Federal Julio De Vido y el exsecretario de Obras Públicas José López, entre otros exfuncionarios.

En el caso de Garro, su defensor pidió la absolución de su representado y contestó las acusaciones de los fiscales diciendo que “no se puede identificar una línea argumental que no sea tergiversar pruebas, en abusar de falacias circulares y afirmar cuestiones absolutamente inexistentes”.

La exmandataria adelantó una defensa al emitir un discurso el 23 de agosto pasado, a través de sus redes sociales, en el que aseveró que este proceso oral, iniciado en mayo de 2019, es “un juicio al peronismo y a los gobiernos nacionales y populares”.

 

EFE

Comentarios