00000

De nuevo la Nasa hace historia con Artemis I: La última misión fue hace 50 años, con el Apolo 17

Crédito: EFE / el nuevo díaUnas 15.000 personas se congregaron en la zona de Cabo Cañaveral para ver el lanzamiento del cohete SIS con la nave Orión en la punta desde el Cento Kennedy, en las playas y carreteras.
La nave, con tres maniquíes a bordo que recopilan datos para ayudar a futuras tripulaciones, volará cerca de la Luna, a unas 62 millas (casi 100 km) de su superficie.
PUBLICIDAD

El cohete Space Launch System (SLS), el más potente y el de mayor tamaño de todos los cohetes de la Nasa, con una altura superior a un edificio de 30 plantas (322 pies o 98 metros), despegó a la 1.47 horas (6.47 GMT) de la plataforma 39B del Centro Kennedy de Cabo Cañaveral, abriéndose paso en la oscuridad de la noche. 

De él se separó la nave Orión que siguió su viaje hacia el espacio, en una misión que preparará el camino para un regreso de los astronautas de Estados Unidos “a la Luna y más allá”.

Fue el quinto intento de lanzamiento desde agosto pasado. Las cuatro ocasiones fallidas se debieron dos a problemas técnicos y dos a condiciones meteorológicas adversas en la zona de Cabo Cañaveral.

Durante la preparación del despegue, la Nasa detectó una “fuga intermitente” de hidrógeno líquido en la válvula de reabastecimiento en la etapa central del cohete y tuvo que enviar a la plataforma un “equipo rojo” de especialistas para ajustar los conectores. 

Sin embargo, Mike Sarafin, responsable de la misión, dijo que “no está terriblemente preocupado” por las fallas técnicas menores surgidas después del despegue, ya que los rastreadores de estrellas de la nave espacial Orión están funcionando y los datos indican que los cuatro paneles solares están desplegados y bloqueados, agregó. Sarafin destacó que el cohete lunar SLS hizo su trabajo y colocó a la nave espacial Orión en una buena trayectoria hacia la Luna.

La Red de Espacio Profundo de la Nasa está a cargo de las comunicaciones con la nave espacial Orión mientras se dirige desde la Tierra hacia la luna y hoy se realizarán las primeras maniobras de corrección de trayectoria.

Orión realizará su primer vuelo cerca de la luna el 11 de diciembre y el 21 de diciembre entrará en una órbita retrógrada distante, que culminará con un regreso a la Tierra y un amerizaje en el Océano Pacífico ese mismo día.

El objetivo general del programa Artemis de la Nasa es el regreso de los humanos a la Luna por primera vez en medio siglo y establecer una base allí como paso previo para llegar a Marte.

La última misión de la Nasa en la que sus astronautas pisaron la Luna fue el Apolo 17, que se llevó a cabo entre el 7 y el 19 de diciembre de 1972.

 La nave Orión, en la que pueden caber hasta cuatro tripulantes, es decir uno más que la Apolo, y con reservas de agua y oxígeno que le permitirían unos 20 días de viaje independiente, recorrerá en este viaje unos 2,1 millones de kilómetros. Con tres maniquíes a bordo, se recopilarán datos para ayudar a futuras tripulaciones, volará cerca de la Luna, a unas 62 millas (casi 100 km) de su superficie.

Luego entrará en una órbita lunar lejana en la que llegará a situarse a más de 61.000 kilómetros del satélite terrestre, es decir, hasta donde no ha llegado ninguna otra cápsula para tripulación.

La misión Artemis I incluye diez minisatélites CubeSats de investigación, cada uno del tamaño de una caja de zapatos, que se desplegarán y tomarán diversas trayectorias.

Entre los CubeSats está el LunaH-Mapa, una pequeña nave espacial que producirá un mapa detallado de porciones de la superficie lunar mediante el uso de tecnología de espectroscopia de neutrones.

EFE MIAMI

Comentarios