Nueva metodología de la mesa acelerará la firma de la paz

AFP - EL NUEVO DÍA
Tras un nuevo anuncio en la mesa de diálogos, expertos opinan acerca de cuáles son los retos en Víctimas y Justicia transicional, los puntos que quedan sin resolver en las negociaciones de paz con la guerrilla.

Luego de conocer nuevas medidas de la mesa de diálogos para recuperar la confianza, tanto de la opinión pública como de las partes; crece la expectativa sobre cómo se van a dirimir las diferencias en materia de víctimas y justicia transicional, los puntos que faltan por acordarse en Cuba. 

No en vano diversos sectores sociales y políticos han exigido la concreción de un nuevo punto, pues está cerca a ajustarse un año desde que la mesa inició a discutir el punto de las víctimas, sin que haya acuerdo parcial. 

Sin embargo, en ese frente ha habido anuncios claves, algunos de inmediata ejecución, como el del plan piloto de desminado humanitario, parar el reclutamiento a menores de 17 años y la creación de una Comisión de la Verdad. 

Este último aspecto estuvo cargado de simbolismo, pues se dio en medio de tensiones tras la aguda escalada de violencia que vivió el país durante el pasado mes de julio, el más violento desde que iniciaron los diálogos en Cuba. 

Esto mostró que pese al bombardeo del Ejército a un campamento de las Farc, en el que fueron abatidos 26 guerrilleros en el Cauca, la mesa seguirá produciendo avances. 

De acuerdo con Ariel Ávila, subdirector de la Fundación de Paz y reconciliación, tras los avances en verdad, sólo resta conocer qué medidas abordará la mesa en materia de reparación. 

“Del punto sobre Víctimas solo está pendiente el tema de la reparación, algo que ya está muy cocinado por el tiempo que llevan discutiendo y que podría producir un anuncio concreto en esta misma semana”, consideró el experto. 

Sin embargo, en materia de justicia hay varios pendientes “pues es el foco de la negociación entera, desde ya queda claro que cárcel no va a haber, pero que sí tienen que darse penas alternativas u otros mecanismos que garanticen que no haya impunidad”, señaló Ávila. 

En ese punto también será crucial la participación de la Canciller, María Ángela Holguín, en calidad de negociadora, pues además de conocer el tema tendrá la tarea de abonar el terreno en la comunidad internacional para que avalen el modelo de justicia transicional que construirá la mesa. 

Sobre la nueva metodología el director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos – Cerac, Jorge Restrepo, indica que además de agilizar, se gesta la conformación del mecanismo de verificación y monitoreo de las actividades de las partes durante un eventual cese bilateral definitivo. 

“Un mecanismo que además va a estar codirigido con una participación de Naciones Unidas, que cuenta con experiencia en el mantenimiento de la paz, y por Unasur, que si bien no tiene experiencia, sí es la representante idónea de dos gobiernos latinoamericanos que cuentan con experiencia en ese terreno como Chile y Brasil”, explica Restrepo. 

Además argumenta que en el terreno de juego, las medidas anunciadas por la mesa, materializarán los avances que tuvo el país en materia de seguridad durante los cinco meses que duró la anterior tregua de las Farc. 

“Estamos en una antesala a un cese el fuego bilateral, porque el acuerdo habla de limitar operaciones ofensivas de ambas partes a partir del 20 de julio (…) hay una sensación de que la medida será indefinida y en 4 meses habrá un proceso de evaluación de ese periodo”, agregó el analista. 

Los expertos coinciden en que el cambio en los ciclos de negociación, que ahora serán de carácter continuo, permitirá un estudio a fondo de los puntos restantes y agilidad a la hora de concretar nuevos acuerdos. “Hay riesgos pero definitivamente es algo que va a acelerar los diálogos”, concluyeron. 

COLPRENSA, BOGOTÁ

Comentarios