Cien hectáreas destruidas por el fuego

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
La Unidad Administrativa Especial de Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) de Cundinamarca, en colaboración con el cuerpo de bomberos de varios municipios del departamento y dos brigadas de la CAR, trabajan en forma conjunta para apagar el incendio forestal ocasionado por el tiempo seco en zona rural de Nimaima.

La conflagración se registró desde el domingo y hasta el momento ha afectado a los municipios de Anapoima, Guataqui, Sasaima, Pacho y Girardot. Las entidades han coordinado la atención de esta emergencia que ha afectado más de 100 hectáreas de vegetación.

Germán Ribero Garrido, director de la Ungrd, afirmó que se ha estado al tanto de la situación desde que se dio el reporte, sin embargo, la conflagración ha sido difícil de detener.

“Aunque inicialmente parecía controlado por los cuerpos de bomberos de Nimaima, Villeta y La Vega, los fuertes vientos reactivaron el fuego haciéndolo salir de control”, dijo.

Este martes, a primera hora, el trabajo fue retomado con el respaldo de 32 integrantes del Ejército Nacional, luego de que se suspendieran las operaciones anoche.

Sin embargo, ante la magnitud de la emergencia, varias familias que viven cerca a la zona tuvieron que ser evacuadas.

“Estamos trabajando con los cuerpos de socorro como Bomberos, Defensa Civil, comunidad, miembros del Ejército Nacional y las brigadas CAR con piscinas portátiles para llevar agua al sector en donde se presenta la conflagración y evaluamos la posibilidad de utilizar un helicóptero”, explicó Ribero.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios