Elecciones bajo fuego

Hace un año se dijo que las elecciones parlamentarias y las dos vueltas presidenciales fueron las más pacíficas de las últimas décadas. Sin embargo, un año después, cuando se alistan baterías para las elecciones regionales, el panorama se ha enrarecido y a la fecha van seis candidatos asesinados, uno secuestrado y decenas amenazados.

¿Qué cambió? le preguntamos a expertos en el tema y coinciden en que son varios aspectos como el lenguaje, la permanencia de las economías ilegales y las peleas por los fortines de cada municipio. Además, aseguran que Colombia retrocedió al menos 30 años, cuando se vivió la violencia política en su momento más duro.

Se pasó de una época en donde se hablaba de diálogos de paz, sean acertados o no, eran acercamientos y eso se cambió por un lenguaje belicoso, de desafío y confrontación, asegura el abogado y analista Político, Gerardo Martínez.

A esto se suman las revelaciones que ha hecho la prensa nacional e internacional sobre “las tareas que les pusieron a los militares de contar los resultados en bajas y todo está influyendo”.

Asegura Martínez que con la violencia que se vive en las actuales campañas a las elecciones de octubre “volvimos a 1989, es la época más cercana que era por cuenta del narcotráfico y también cuando se vio la eliminación de los integrantes del partido Unión Patriótica, UP”.

En este mismo sentido, Omar Alejandro Alvarado Bedoya, analista Político y docente de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, considera que el país retrocedió mínimo 30 años y “estamos en lo que fue el Frente Nacional y una alternancia de poder; en esos años 80, cuando el narcotráfico reinaba, cuando el país estaba descuadernándose por una crisis institucional y nos estamos matando en las regiones”.

Por su parte, Fabián Hernández, investigador de la Misión de Observación Electoral, MOE, asegura que “no considero que vayan a ser las más violentas como las elecciones de las 90’s, porque el Estado es más fuerte y la cantidad de grupos armados en Colombia es menor que la que teníamos hace ocho años”.

Recuerda Hernández que en los 90 el país tenía una guerrilla con una capacidad e incidencia en todo el territorio nacional y hoy en día se tienen múltiples actores, es decir, pequeñas disidencias que son más reductos de procesos como el de los paramilitares y de las Farc que no son, en términos cuantitativos, la misma cantidad de personas armadas”.

 

La intimidación

De acuerdo con informes revelados por la MOE, “cada día y medio está ocurriendo un hecho de violencia política”. Además de los atentados que hasta el momento han ocurrido, también se han registrado casos de amenazas e intimidación a candidatos en diversas regiones.

En este sentido, Hernández precisa que “en muchas regiones del país lo que ha ocurrido es que se usa la intimidación o usar una banda criminal local para instrumentalizarla y hacer que esa banda local amenace, asesine o atente contra un candidato”.

Reitera que hoy en día las elecciones se ven afectadas con el rearme de las disidencias de las Farc, con los grupos armados ilegales como Gaitanistas, las Águilas Negras y el Eln.

NELLY VECINO PICO

Comentarios