¿Homicidio o legítima defensa?

VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
Luego de ser golpeado y herido con arma blanca, el médico reaccionó y disparó a las atacantes, causándoles la muerte.

El caso en donde está involucrado un médico en Bogotá que por defenderse disparó a sus atracadores ocasionándoles la muerte, vuelve a abrir el debate sobre hasta donde llega la legítima defensa, teniendo en cuenta que las cifras de inseguridad en la capital del país cada día crecen.

El más reciente informe conocido de Bogotá Cómo Vamos da cuenta que durante el primer semestre de 2019 se registraron 58.092 hurtos a personas y, según Medicina Legal Bogotá fue la ciudad más violenta el año pasado con 1.055 asesinatos.

De acuerdo con las versiones que se conocen el hecho se registró el pasado jueves sobre el puente peatonal de la calle 123 con Carrera Novena, allí los agentes de la Policía y la Fiscalía General encontraron los cuerpos sin vida de los supuestos asaltantes, un cuchillo y un arma de fogueo.

Expertos consultados consideran que hasta el momento y de acuerdo con los detalles que se conocen todo apunta a la legítima defensa.

Francisco Bernate, profesor de la Universidad del Rosario explica que “aunque no se tiene clara toda la información pareciera que estamos frente a una legítima defensa, que es un derecho fundamental como lo es la vida, que nos permite rechazar una agresión y ponernos a salvo cuando estemos en una situación de peligro”.

El profesor del Rosario considera que “la Fiscalía tiene que verificar que fue lo que pasó, las circunstancias de tiempo, modo y lugar, en que se dieron estos hechos porque pues si bien tiene todas las características de una legítima defensa”, también es cierto que debe investigarse de manera muy rápida y una vez la Fiscalía determine que hubo una legítima defensa deberá presentarlo ante un juez de la República para que le resuelvan la situación.

David Murillo, docente de Derecho de la Universidad Libre, explica que la “legítima defensa es una institución jurídica del derecho penal que pretende resolver un enfrentamiento entre bienes jurídicos tutelados, cuando en la comisión de un delito, en aras de salvaguardar el bien jurídico tutelado propio o de otra persona, se sacrifica el bien jurídico tutelado del agresor”.

Y con respecto al caso en mención considera que “el reciente caso del médico en el puente peatonal de la Av. 9 con calle 123, son hechos que hasta el momento continúan siendo objeto de investigación, y estará presente la institución de la legítima defensa como argumento de la defensa del médico”.

De igual manera, Kenneth Burbano Villamarín, director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre, señala que “según lo informado por los medios de comunicación se trata de una legítima defensa. Se debe examinar con cuidado los hechos y circunstancias que rodean el caso, a saber: la hora, el número de atacantes, las armas que portaban, el sitio - donde ya se habían producido hurtos- y también, los antecedentes o sindicaciones de los agresores; la utilización de vehículo con placas falsas. Todo eso se debe revisar en conjunto. Si bien es cierto se fue del lugar, es una situación de reacción que se comprende”.

 

¿Legítima defensa u homicidio?

Bernate explica que se deja de considerar legítima defensa para convertirse en un homicidio agravado cuando se presenta varias situaciones como por ejemplo: supongamos que no es un atraco sino una riña y la persona provoca a los atracadores o que al momento de un atraco los asaltantes se asustan al ver el arma y huyen y aparecen muertos con tiros en la espalda.

Asimismo, Murillo explica que “dentro de los argumentos que seguramente se presentarán en el procesos en favor de la existencia de la legítima defensa, es que el médico ante el acto de los delincuentes se sintió tan intimidado, que percibió que en dicha situación no sólo estaba en peligro su patrimonio por los bienes objetos de hurto, sino que además, lo estaban su integridad y su vida debido a las armas y al número de personas que querían agredirlo, razón por la cual él decidió defenderlas haciendo uso de su arma de fuego. Este argumento, con seguridad será reforzado si se toma en cuenta que en el sector ya se habían presentado hechos anteriores de hurto y agresiones, al parecer por la misma banda delincuencial, visto su modus operandi”.

 

No es un héroe, ni un villano

En un comunicado el abogado de la víctima, Hernando Benavides, señala “es preciso dejar en claro que en este episodio la víctima es el sujeto pasivo de un atraco. La reacción contra los agresores solo ocurrió tras recibir de aquellos, golpes con la cacha de un revólver, múltiples heridas con arma blanca y el intento violento de arrastrarlo hacia un vehículo, lo que lo llenó de miedo y de valor para enfrentar con su arma a los sujetos, en el preciso momento en que aquellos disparaban contra su humanidad”.

Afirma que el médico se entregó a las autoridades y quedó en libertad luego de que entregó salvoconducto del arma con el que, al parecer, les ocasionó la muerte.

Aún así, sigue vinculado al proceso mientras se adelantan las investigaciones pertinentes para establecer si los homicidios fueron cometidos en defensa propia, como se ha mencionado desde el jueves, cuando ocurrieron los hechos.

 

Legítima defensa

Los elementos para que haya legítima defensa son:

1. Agresión actual e injusta.

2. Necesidad de defender un derecho propio o ajeno.

3. Proporcionalidad frente a la agresión.

4. Falta de provocación de quien se defiende.

 

Dato

La alcaldesa de Bogotá Claudia López calificó el hecho como un caso de legítima defensa.

 

Destacado

En 2018 tambien se registró un caso similar cuando un escolta mató a uno de los dos delincuentes que robaban a una mujer en Bogotá. El Tribunal Superior de Bogotá precluyó el proceso por homicidio, pues se trató de una legítima defensa ya que actuó por solidaridad.

NELLY VECINO PICO

Comentarios