Las cuentas pendientes de ‘Popeye’

El nombre de ‘Popeye’ está vinculado con los numerosos asesinatos de jueces, periodistas, magistrados, políticos, policías y ciudadanos del común que estremecieron a Colombia en los años 80 y 90, la época del terror de Escobar.

Ahora con la muerte de ‘Popeye’ quedan en el limbo algunas ‘cuentas’ pendientes que tenía con la justicia y las víctimas.

John Jairo Velásquez Vásquez, ex jefe de sicario de Pablo Escobar, conocido con el alias de ‘Popeye’ falleció ayer en el Instituto Nacional Cancerológico, después de haber padecido un cáncer de esófago, según se informó en un comunicado oficial.

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, confirmó la noticia, que se habría presentado pasadas las 5 de la mañana.

Alias ‘Popeye’, durante muchos años fue el jefe de sicarios de Pablo Escobar y reconoció que asesinó directamente a por lo menos 300 personas y que como jefe de sicarios del cartel de Medellín participó en unos 3.000 homicidios en las décadas de 1980 y 1990.

 

Cuentas pendientes

Entre cuentas pendientes del sicario está que en mayo de 2018 la Fiscalía lo llamó ante los estrados judiciales por los delitos de instigación a delinquir, al terrorismo, ocultamiento de pruebas y amenazas.

Esto porque el exjefe de sicarios del Cartel de Medellín profirió a través de su cuenta personal trinos amenazantes contra los seguidores del entonces candidato presidencial Gustavo Petro.

En este caso, la denuncia sobre los trinos fue interpuesta por el senador del Polo Democrático, Iván Cepeda. “La denuncia fue interpuesta tras las amenazas dirigidas por Velásquez, a través de su cuenta de Twitter @Popeye-leyenda, a las personas que apoyaron el Sí en el plebiscito de la paz y a quienes apoyan al hoy candidato a la Presidencia de la República Gustavo Petro”, dijo el documento en su momento.

 

Oficinas de cobro

Aunada a esta investigación, en el expediente judicial de ‘Popeye’ también reposa que este seguía relacionado con la mafia y que, además, había montado varias oficinas de cobro de extorsiones en Medellín, desde donde amedrentaba a la comunidad.

El ente acusador recalcó que desde 2017, cuando ‘Popeye’ fue sorprendido en la fiesta de cumpleaños de alias ‘Tom’, cabecilla de la peligrosa banda de los ‘Chatas’, adelantaban investigaciones para conseguir la orden de captura en su contra.

En su momento, Claudia Carrasquilla, directora de la Unidad contra el Crimen Organizado de la Fiscalía, explicó que a ‘Popeye’, por estos hechos, le imputarían cargos por concierto para delinquir, extorsión, instigación al delito y hasta terrorismo.

 

Lo que no dijo

En una entrevista en un medio internacional, y que circuló ayer en Twitter, ‘Popeye’ dijo “lo más teso que yo sé son cosas de un expresidente colombiano eso más adelante habrá que decirlo por ahora no se puede porque es el hombre más poderoso de Colombia, más poderoso que cualquier mafioso. Es el dueño de Colombia”.

 

Lo que dicen las víctimas

Entre los asesinatos de ‘Popeye’ están los del director del diario El Espectador, Guillermo Cano (1986); del exprocurador general Carlos Mauro Hoyos (1998); del excandidato presidencial Luis Carlos Galán, del gobernador de Antioquia Antonio Roldán Betancur y del comandante de la Policía de ese departamento Valdemar Franklin Quintero (los tres en 1989), así como de la periodista Diana Turbay (1991).

“Fue una persona que no solo nos causó ese dolor sino que le causó un profundo dolor a muchas familias colombianas, familias de policías, de miles de personas que murieron en atentados con carro bomba”, manifestó el exsenador liberal Juan Manuel Galán, hijo del excandidato presidencial.

“Que esto sirva ante todo para recordar los crímenes que cometió y que se reconstruya la memoria de esa década de los 80 que fue tan dolorosa y tan triste para Colombia”, añadió Galán.

El político lamentó que ‘Popeye’ no haya contado todo lo que sabía de las entrañas del Cartel de Medellín y de “todo ese intento del narcotráfico por infiltrar las instituciones, los organismos de seguridad, la política y el sector privado”.

“Se va debiendo buena parte de la verdad que esas víctimas han esperado durante años para saber en qué circunstancias sus seres queridos fueron asesinados, desaparecidos, secuestrados”, agregó.

 

Estos son solo tres de los hechos en los que

Popeye tuvoparticipación directa:

 1. El asesinato de Luis Carlos Sarmiento: El 18 de agosto de 1989 el rumbo de la historia política de Colombia se truncó, pues la noche de ese trágico día el candidato presidencial Luis Carlos Galán fue asesinado en la plaza de Soacha.

2. El avión de Avianca: el hecho se registró el 27 de noviembre de 1989 y murieron seis miembros de la tripulación y 101 pasajeros. El avión salió del aeropuerto El Dorado de Bogotá con destino a Cali.

3. La bomba en el DAS: El atentado al edificio del DAS fue el 6 de diciembre de 1989 y dejó 63 muertos y 600 heridos.

 

Cifra

20 años de cárcel pagó por algunos de los más de 3.000 asesinatos en los que confesó haber participado.

 

Dato

Las declaraciones de ‘Popeye’ fueron claves en el esclarecimiento de muchos casos, como por ejemplo la condena a 60 años contra el exministro Alberto Santofimio Botero, en el caso del magnicidio del líder liberal Luis Carlos Galán Sarmiento.

REDACCIÓN Y AGENCIAS

Comentarios