66 indígenas Nasa fueron asesinados en 2019

Alberto Brumori, representante de la Organización de las Naciones Unidas presentó el Informe Anual de la Alta Comisionada de la ONU, sobre los Derechos Humanos en Colombia.
Crédito: COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Al menos 66 miembros del pueblo indígena Nasa, entre ellos 13 de sus autoridades, fueron asesinados el año pasado en el Cauca, reveló ayer la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Acnudh, en su informe anual para Colombia.
PUBLICIDAD

La información fue revelada por el representante en Colombia de la Acnudh, Alberto Brunori, en la presentación del documento.

El funcionario añadió que esa cifra supone “un incremento de casi el 52%, de acuerdo con el Instituto de Medicina legal en comparación con 2018”.

Otro punto que despertó las alertas del Alto Comisionado fue el de los riesgos sufridos por los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos.

Sobre este punto, Brunori afirmó que “en 2019, el Acnudh documentó 108 asesinatos de personas defensoras de derechos humanos, incluyendo 15 mujeres y dos integrantes de la población Lgbti. Aunque las cifras muestran la gravedad del problema, reducir el análisis a una consideración numérica impide entender y atender las causas estructurales de la violencia contra las personas defensoras de derechos humanos”.

El 75% de estos asesinatos ocurrió en zonas rurales; el 86% en municipios con un índice de pobreza multidimensional superior a la media nacional; el 91% en municipios con tasas de homicidio que indican la existencia de violencia endémica; y el 98% en municipios caracterizados por la presencia de economías ilícitas y del Eln, así como de otros grupos violentos y de grupos criminales. En los departamentos de Antioquia, Arauca, Cauca y Caquetá ocurrió el 55% de estos crímenes.

 

Una paz olvidada

El representante en Colombia de la Acnudh, Alberto Brunori, dijo que otro punto que genera inquietud, corresponde al proceso de paz. Aunque la gran mayoría de exintegrantes de las Farc-EP continúan comprometidos con el proceso de paz, la retoma de las armas por parte de exmiembros de las extintas Farc, significaron un retroceso en el acuerdo.

“Durante 2019, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, CEV, recogió aproximadamente 5.500 testimonios de víctimas y sus familiares, lo que ha contribuido a una mayor comprensión del conflicto armado. La CEV promovió, con la participación del Acnudh, actividades dirigidas a fomentar espacios de no repetición”.

 

Privaciones arbitrarias

En su informe, la oficina documentó “15 casos de presuntas privaciones arbitrarias del derecho a la vida cometidas por miembros del Ejército y la Policía”, de los cuales 13 ocurrieron por el uso innecesario y/o desproporcionado de la fuerza y dos fueron ejecuciones extrajudiciales, según Brunori.

“Se observó con preocupación que la justicia penal militar continuó solicitando la jurisdicción sobre estas investigaciones. En algunos casos la Fiscalía incluso remitió los casos a la jurisdicción penal militar”, detalló.

Recordó que según “las normas y estándares internacionales”, la Jurisdicción Penal Militar “no debe investigar, juzgar y sancionar a los responsables de presuntas violaciones a los derechos humanos”, pues es competencia de la justicia ordinaria.

 

Dato

Cauca está inmerso en una espiral de violencia generada por las disputas territoriales de distintos grupos al margen de la ley como disidencias de las Farc.

 

Dato

La tasa de violencia sexual fue de 52,3 víctimas por cada cien mil habitantes, 4,02 puntos más alta con respecto a la de 2017, convirtiéndose en la más alta en los últimos 10 años.

COLPRENSA

Comentarios