Invierno golpea a Santander

Gigantescas piedras, acompañadas de agua, lodo y barro, dejaron totalmente taponadas las vías. Llegar o salir de la zona de desastre no ha sido fácil, pues los derrumbes arrasaron con varios tramos vehiculares.
Crédito: VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
Una estela de tragedia y muerte dejó el fuerte aguacero que azotó en la madrugada de ayer el área metropolitana. Piedecuesta fue el municipio más afectado con la avalancha que dejaba, al cierre de esta edición, tres personas muertas, seis desaparecidas y otras cien damnificadas.
PUBLICIDAD

El fuerte invierno golpeó de nuevo el área metropolitana y esta vez la tragedia cobró la vida de tres personas y tiene a otras seis desaparecidas, además hay más de 120 personas damnificadas por la avalancha que se registró en Piedecuesta en la madrugada de ayer.

Como si fuera poco, el aguacero dejó a Bucaramanga y a los vecinos municipios incomunicados con el centro del país.

Todo obedeció a la emergencia que se registró tras los desbordamientos del río Manco y la quebrada La Grande, tras cinco horas largas que duró la fuerte precipitación.

En medio de la tragedia sobrevivió la esperanza. Una hermosa historia de vida se escribió en medio del lodo y barro. El niño Dilan Matías Jaimes fue encontrado llorando debajo de un puente. Por fortuna, a él nada le había pasado y fue atendido de manera oportuna. (Ver historia).

No obstante, la borrasca arrasó con vías y destruyó tramos de los sectores Los Curos, Pescadero, Bocagrande, las Acacias y El Guamo, entre otras áreas del municipio garrotero.

Esta es una de las peores emergencias invernales en muchos años, no solo por las vidas que cobró y los damnificados que dejó, sino porque tiene en caos la estructura vial del área.

 

Una luz de esperanza entre la tragedia

“¡Encontramos al bebé, buenas noticias, está vivo!” Esas palabras dieron esperanza, aliento entre el desolador panorama de fango y escombros que ayer se divisaba en zona rural de Piedecuesta.

Bebé

Los piececitos de Dilan Matías, de nueve meses, que se movían entre el lodo, fueron la señal de lo que muchos califican como un milagro.

La noche del martes, la fiereza de la quebrada Grande, unida a la del río Manco, lo arrastró sin piedad a él, a su papá, su mamá y sus dos hermanitos de 2 y 5 años. Los tres últimos continuaban desaparecidos.

 

Vías alternas

Para lograr habilitar este corredor vial, el Instituto Nacional de Vías trasladó toda su capacidad técnica y operativa en el departamento. Mientras esto sucede, Invías informó que quienes deseen movilizarse desde Bucaramanga hasta Bogotá lo pueden hacer de dos formas.

La primera, si viaja en vehículo particular, es tomar la vía Zapatoca, de ahí dirigirse a Barichara, para salir a San Gil y tomar el curso de la vía nacional a Bogotá.

La segunda, apta para transporte intermunicipal por el tamaño de los buses, es usar la Troncal del Magdalena Medio. De Bucaramanga a Barrancabermeja, hasta La Dorada y de ahí a Bogotá.

La tercera es la única vía que el transporte pesado puede utilizar. De Bucaramanga a San Alberto, de ahí a Puerto Salgar para tomar la vía a Bogotá. Esta vía es la más larga, pero por restricciones para transporte de carga en un tramo de la Ruta del Cacao es la única habilitada.

Para ir a la capital de la provincia García Rovira, la única ruta habilitada es ir de Bucaramanga hasta Pamplona, de ahí tomar la vía a Presidente y luego a Málaga.

El único municipio que a la fecha está incomunicado es Los Santos. Por los daños en la estructura del puente, ubicado 200 metros adelante del restaurante El Bwey, y las afectaciones por la otra entrada al municipio, en plena vía Curos – Pescadero, los santeros no tienen cómo salir hacia Bucaramanga.

Por estas afectaciones, ganaderos y avicultores de la zona perderían cerca de 5 millones de huevos y 500 toneladas de pollo al día.

Via

Vía Bucaramanga - Bogotá estaría cerrada por más de dos semanas

Daniela Puentes Rueda

El aguacero del 26 de febrero afectó gravemente la vía nacional que de Bucaramanga lleva a la capital de Colombia. Desde el kilómetro 63 hasta el 73 se registraron caída de rocas y árboles gigantes, pérdida de bancada y daño en la estructura de un puente.

Después de la tempestad, y con las rocas y el flujo de lodo cubriendo gran parte de la vía a Pescadero, personal del Instituto Nacional de Vías, Invías, de los organismos de socorro municipal y departamental comenzaron a realizar el balance de las afectaciones en este importante corredor vial.

Según información entregada por el director de Gestión del Riesgo de Santander, César García, la emergencia fue ocasionada por las crecientes súbitas en las quebradas El Boquerón, El Cafetal y en los ríos Manco y de Oro.

Los desastres originados por la avalancha tuvieron lugar en los puntos conocidos como El Boquerón, El Guamo, El Salado, la vía a la Mesa de los Santos, en el puente de la quebrada San Francisco y la vía que conduce de Curos a Málaga en el sector Santa Bárbara.

Desde el momento en que se activó el Puesto de Mando Unificado, PMU, las autoridades informaron de posibles fechas de apertura de la vía. De acuerdo con información del Invías, se estima que por lo menos en 15 días este sector esté habilitado.

REDACCIÓN VANGUARDIA

Comentarios