Estado debe garantizar la extradición de Mancuso

Crédito: ARCHIVO / VANGUARDIA- EL NUEVO DÍAMancuso estaba a la espera de ser deportado a Italia, de donde es ciudadano por el origen de su padre. Ahora todo apunta a que regresará a Colombia, donde deberá responder ante las víctimas del conflicto armado.
Fuentes diplomáticas de EE.UU. explicaron que se trata de una decisión netamente política, argumentando que la deportación de Mancuso a Italia es perjudicial para los intereses del gobierno de Trump.
PUBLICIDAD

El inesperado giro que dio el proceso del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, sobre su deportación a territorio colombiano, dejó un sinsabor en su equipo de abogados, quienes aseguran que interpondrán las acciones legales para garantizar su seguridad física y jurídica.

La extradición del exjefe paramilitar ha estado viciada por errores que, finalmente, terminó admitiendo la Cancillería colombiana.

Una orden de captura vencida, así como la solicitud hecha al Departamento de Justicia de Estados Unidos en español (y no en inglés) han sido la seguidilla de fallas cometidas por el Estado.

De ahí que Human Rights Watch ayer, al conocer la nueva situación sobre Mancuso (que podría ser deportado a Colombia, en vez de Italia), solicitará al Estado colombiano agotar las vías legales para lograr la extradición desde Estados Unidos.

Cabe mencionar que la decisión de deportar a Mancuso, según su abogado Jaime Paeres, obedece a una situación netamente política. 

De acuerdo con José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, “hasta ahora las autoridades colombianas han hecho muy poco para lograr su extradición, y los pasos que han tomado han sido notoriamente negligentes”.

 

Proceso en Colombia

HRW consideró que al momento de la extradición de Mancuso a EE.UU., la Corte Suprema estaba logrando avances significativos en investigaciones en contra de aliados de Uribe en el Congreso, así como de otras autoridades departamentales y municipales posiblemente implicadas en vínculos con grupos paramilitares.

Si bien esa extradición cortó abruptamente el proceso de verdad y reparación, Mancuso siguió cumpliendo con los compromisos adquiridos, por lo que en territorio extranjero continuó confesando sus crímenes y entregando bienes de valor significativo en Bogotá.

Human Rights Watch aseveró que Mancuso no tendría incentivos para seguir cooperando con la justicia colombiana si se le permite viajar a Italia.

 

Voces de expertos

 

Enrique Prieto, docente de Derecho Internacional de la Universidad del Rosario, explicó que de darse la deportación de Mancuso a Italia “claramente se está dejando de lado la reparación para las víctimas, pero el primer paso para Colombia es la verdad”.

Frente a este mismo tema, Manuel Alejandro Correal, profesor de Derecho Internacional de la Universidad Libre, manifestó “creo que finalmente las élites involucradas en procesos con los crímenes de los paramilitares deben estar muy satisfechos porque por ahora Mancuso no tendrá la obligación de responder a la justicia en el caso colombiano”.

 

DATO

Mancuso fue condenado en Colombia a ocho años de prisión, por más de 30 delitos cometidos mientras fungió como jefe paramilitar de las AUC.

 

COLPRENSA

Comentarios