4 años después del plebiscito por la paz, el país sigue dividido

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍAColombia no supera la polarización política suscitada entre los defensores y oponentes del proceso de paz con la guerrilla de las Farc.
Colombia continúa polarizada por cuenta del proceso de paz que adelantó el gobierno del expresidente, Juan Manuel Santos, con la desmovilizada guerrilla de las Farc.
PUBLICIDAD

Cuatro años después de que el ‘No’ ganara el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz de La Habana entre el entonces Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos  y la antigua guerrilla de las Farc, la decisión sigue generando polémica en la arena política, pero también en la ciudadanía.

En ese momento, y para sorpresa del mundo, el ‘No’ ganó con un poco más del 50%  de los votos frente al 49% que dijo ‘Sí’. La victoria la dieron departamentos como Antioquia, Norte de Santander, Caldas, Tolima, Santander, Cundinamarca, Risaralda,  Quindío,  Arauca, Meta, Caquetá, Casanare y Huila.

 

Un país polarizado

El ahora partido político Farc señaló que desde hace cuatro años vienen demostrando que tienen voluntad inquebrantable para construir la paz y que nada les impedirá seguir trabajando por conseguirla. “Hoy estamos cumpliéndole a la verdad”, señalaron.

Por su parte, el Centro Democrático, uno de los principales promotores del ‘No’, calificó la conmemoración como un fatal aniversario, argumentando que pese al triunfo, la voz de la ciudadanía fue atropellada por el Gobierno de Juan Manuel Santos, que desde ese momento dejó de ser democrático al no respetar la voluntad popular.

“El Centro Democrático, que lideró la posición triunfadora del ‘No’ al acuerdo, tiene la responsabilidad histórica de recordarle al país ese ataque a nuestras instituciones por parte de una de ellas: el Gobierno Nacional, que debía velar por su preservación y fortalecimiento” aseguró el partido de Gobierno.

Por su parte, la representante a la Cámara por el Partido Verde, Katherine Miranda, afirmó que el plebiscito era innecesario y que jamás se debió hacer, ya que la Constitución obliga siempre a buscar la paz porque esta es un derecho y un deber que tiene que ser cumplido.

El expresidente Andrés Pastrana aseguró que hace cuatro años Juan Manuel Santos manipuló el umbral del plebiscito a su favor, además de dilapidar billones del presupuesto para hacer la campaña del ‘Sí’. “Dio su palabra de respetar y le volteó la espalda a la democracia cuando triunfó el ‘No’. Colombia sufre las consecuencias del robo”, agregó.

El senador del partido de la U, Armando Benedetti,  indicó que el ‘Sí’ perdió el plebiscito en medio de una ‘jugada’ con la que Santos pretendía su coronación y el entierro del uribismo. “Esa vanidad fue el inicio del fin del proceso. Después vendría el Nobel que fue una UCI para la implementación, pero la paz nunca se recuperó y murió”, agregó.

“Hace cuatro años ganamos el plebiscito y a Juan Manuel Santos no le importó. Hoy vemos las terribles consecuencias de un acuerdo mal hecho: impunidad, reincidencia, mentiras, no reparación, violencia, nuevos grupos armados y un narcotráfico fortalecido”, aseguró la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia.

El excandidato presidencial del uribismo, Óscar Iván Zuluaga, en la misma línea de Paloma Valencia, aseguró que hace 4 años advirtieron los riesgos de impunidad y hoy el tiempo les da la razón. Dijo que siguen trabajando por un país sin impunidad, por la verdadera paz  y por una Colombia distinta.

 

Un plebiscito fallido

Aunque no era un deber constitucional, el expresidente Santos decidió convocar un plebiscito para que los colombianos refrendaran el proceso de paz que por varios años había adelantando con las Farc en La Habana.

A pesar de que todas las encuestas daban como vencedor el Sí, por un amplio margen, la realidad fue muy distinta el día de las votaciones.

Hace cuatro años, los resultados de esta votación generaron reacciones muy similares de lado y lado. Sin embargo, tras algunas modificaciones a lo acordado en La Habana, el acuerdo fue suscrito el 24 de noviembre de 2016.

Desde el uribismo insisten en que no hubo cambios de fondo como ellos solicitaban.

COLPRENSA, BOGOTÁ

Comentarios