Investigan posible negligencia médica en muerte de neonato

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA Imagen de ilustración.
La Secretaría de Salud del Atlántico acogió la denuncia de una familia del municipio de Santa Lucía, que dio a conocer que la demora de siete horas para que una ambulancia llegara para trasladar a una mujer que estaba con síntomas de parto, fue la causa principal para que una bebé que llevaba en su vientre no alcanzara a nacer viva.
PUBLICIDAD

Alma Solano Sánchez, secretaria de Salud del Atlántico, anunció este jueves que se inició la investigación contra el Hospital de Santa Lucía por no garantizar el servicio de traslado a pacientes de manera oportuna. Y expresó sus condolencias a la joven de 23 años de edad, que perdió a su bebé tras esperar a siete horas una ambulancia para que la trasladara hasta el hospital Niño Jesús de Barranquilla.

La funcionaria manifestó que la ambulancia del hospital de Santa Lucía se encuentra averiada y que el centro asistencial no garantiza los recursos para su mantenimiento, pero se preguntó por qué no se solicita el servicio de ambulancia a los hospitales de los municipios de Suan y Campo de la Cruz, vecinos de esa población.

“Estamos en el proceso de investigación sobre qué fue lo que sucedió en este caso. Porque la información la recibimos posterior a lo sucedido con la mujer en estado de embarazo. Estamos indagando por qué el hospital de Santa Lucía no garantiza el prestar el servicio de ambulancia. Nosotros desde el CRUE estamos brindado el apoyo a cada uno de los hospitales que tengan esas necesidades urgentes”, anotó Solano Sánchez.

Terminó diciendo que “son los hospitales los que tienen que garantizar el servicio de traslado de pacientes de manera oportuna y en este caso no nos explicamos porqué el hospital de Santa Lucía no lo hizo”.

LOS HECHOS

La investigación se inició porque la tía de una joven de 23 años de edad, quien el pasado 6 de octubre estuvo esperando durante siete horas una ambulancia para que, desde el municipio de Santa Lucía, al sur del Atlántico, fuera trasladada a Barranquilla y se le atendiera el parto que se veía complicado, según los médicos que la atendieron cuando ella llegó de emergencia a ese centro asistencial.

La mujer dijo que a su sobrina el médico que la atendió le dijo que era mejor que se trasladara hasta Barranquilla para un centro de salud especializado en temas de neonatos. Recomendó ser trasladada hasta el hospital Niño Jesús de Barranquilla. En el hospital de Santa Lucía le dijeron que ya llegaba la ambulancia para hacer el traslado.

“Pero nada que llegaba el transporte. Cada hora le decían al esposo de mi sobrina embarazada que esperara, que ya venía la ambulancia. Ella estuvo en eso desde la 1.00 de la tarde y solo hasta las 8:00 de la noche llegó la ambulancia. La trasladaron y cuando llegó al hospital Niños Jesús de inmediato le hicieron una ecografía y los médicos le comunicaron que la bebé que llevaba en el vientre estaba muerta”, narró apesadumbrada la señora Yuli Polo, tía de la mujer afectada.

Manifestó que desde hace tres meses la ambulancia del hospital de Santa Lucía está dañada. “Ellos sabían eso, entonces ¿por qué no pidieron ayuda a Suan o Campo de la Cruz para que les prestaran la ambulancia? O decirnos a nosotros que no había transporte para que actuáramos. Eso fue negligencia de ellos. Nosotros pedimos a las autoridades de salud del departamento y Colombia que investiguen, que aclaren esto, porque el dinero para la salud llega puntual a los municipios, pero no se invierte en la salud”.

Hay que decir que el padre al enterarse de que su bebé había nacido muerta, llegó hasta el hospital de Santa Lucía y lleno de ira partió los vidrios de las puertas de acceso. La Policía lo detuvo y lo envío hasta Sabanalarga, allí, un juez, tras conocer los motivos que tuvo para proceder, lo dejó en libertad.

Mientras tanto la familia afectada, espera que las autoridades investiguen y se castigue a los responsables de lo que parece ser una negligencia médica. “Que haya castigo para los responsables”, terminó diciendo la señora Yuli Polo.

COLPRENSA

Comentarios