Crecen las amenazas en un país con una paz estancada

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍALa organización ‘Somos Defensores’ documentó 463 agresiones contra 452 líderes en lo que va del año y aseguró que puede ser mayor por causa de la pandemia.
Desde diferentes sectores se ha conocido el rechazo a un “panfleto” que se atribuyen las Águilas Negras y el Bloque Magdalena Medio en el que son amenazados líderes ambientalistas del Magdalena Medio.
PUBLICIDAD

Las autoridades investigan la autenticidad del panfleto y activaron la ruta de protección en coordinación con la Policía del Magdalena Medio, la Oficina de Paz y Convivencia y el Ministerio Público, con el fin de garantizar la vida de los 18 líderes ambientales que aparecen en el documento.

Tras conocerse el panfleto, la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, en redes sociales escribió: “Ecopetrol rechaza enfáticamente las amenazas que se conocieron ayer contra 18 líderes sociales que ejercen sus labores en el Magdalena Medio. La empresa respeta, reivindica y promueve el derecho a la vida y a la libertad de expresión”.

Dentro de la lista figura Rafael Centeno, personero de Puerto Wilches, quien asegura que no sabe por qué su nombre aparece, ya que no ha adelantando ninguna acción relacionada con la defensa de las fuentes de agua como se indica en el panfleto.

Menciona que recientemente se registró un episodio en su oficina con un exalcalde, a quien denunció por agresión física.

 

Sin pacificación

Recientemente, la organización ‘Somos Defensores’ reveló que al menos 95 líderes sociales fueron asesinados entre enero y junio de este año en Colombia, situación que, de acuerdo con expertos, es una tendencia que no deja avanzar el país hacia una pacificación positiva.

Carlos Alfonso Velásquez Romero, docente de la Universidad de La Sabana, considera que se está registrando una situación que puede dar paso a escalar el conflicto en el país.

De acuerdo con el docente de La Sabana “es como una especie de nerviosismo que en algunos casos se convierte en tendencia al pánico porque perciben que lo que consideran de izquierda está creciendo o logrando mucho poder en la opinión publica y lo que se conoce como de derecha utiliza la violencia para evitar que eso ocurra”.

 

Retroceso a la paz

Esperanza Hernández, académica con formación doctoral en paz e investigadora de la Universidad de La Salle, considera como lamentable que la violencia se haya recrudecido después de un acontecimiento tan importante en la historia del país como fue el Acuerdo de Paz.

La investigadora de La Salle dice que la aparición de panfletos amenazantes, el asesinato de líderes sociales, de los firmantes de la paz, así como los feminicidios son hechos que demuestran un retroceso y demuestra la carencia de una política de Estado porque la paz no puede seguir al vaivén de los gobiernos de turno.

Asegura Hernández que en esta etapa de los posacuerdos Colombia está a tiempo de seguir avanzando, a pesar de los altibajos, pero hay que confiar en los movimientos de la sociedad civil y en mecanismos no violentos como lo que hizo la Minga indígena y la reciente peregrinación de los firmantes de paz en busca que se cumplan los Acuerdos de La Habana y paren los asesinatos.

 

La tutela contra Ecopetrol

El pasado 19 de octubre, tres de los defensores amenazados interpusieron una acción de tutela en contra de Ecopetrol, Aguas de Barrancabermeja, la multinacional Veolia y diversas autoridades ambientales para suspender el funcionamiento del relleno sanitario que contamina el afluente y declarar la ciénaga San Silvestre como sujeto de derechos. La tutela aún no ha sido decidida.

Estos líderes, en conjunto con la Alianza Colombia Libre de Fracking, también han animado a la oposición a los “proyectos piloto de fracking”, que pretenden adelantarse en el Magdalena Medio durante los próximos meses.

 
AGENCIA

Comentarios