Así sobrevivieron muchos habitantes de Providencia, a la furia del huracán Iota

Crédito: COLPRENSA - EL NUEVO DÍALos habitantes de Providencia soportaron vientos de más de 280km/h y olas de 15 metros.
En Providencia, Iota dejó más de 1.200 viviendas completamente destruidas, afectaciones en 60 establecimientos de comercio, 110 alojamientos y tres hoteles.
PUBLICIDAD

Fueron horas en las que los habitantes de Providencia soportaron vientos de más de 280km/h y olas de 15 metros.

Algunos lograron sobrevivir con la ayuda de sus vecinos que los resguardaron en los momentos más difíciles de la tormenta, otros encerrados en baños, y otros, con más suerte, en una especie de búnker dentro de los hoteles.

Lo cierto es que para muchos, estar vivos es un milagro, no entienden cómo, con la magnitud del huracán, no fueron más las víctimas mortales. Todo se puede recuperar, menos la vida.

Según Rómulo Areiza, un habitante de la isla, fueron cerca de seis horas en las que creyeron que no lo iban a lograr.

Este exintegrante de las Fuerzas Armadas, le contó a medios como NTN 24, que varias personas se encerraron en un baño, porque veían allí el lugar más seguro, inclusive, las casas de madera tenían baños de concreto.

“Yo estuve cinco horas encerrado allí teniendo la puerta con la mano, con el hombro entumido de soportar la puerta, la gente estaba preparada para esto”.

Relata que una vez supieron de la amenaza, las sogas, los clavos, los martillos y láminas, se agotaron en la isla. Muchos intentaron reforzar sus casas y atarlas a árboles y estructuras, pero nada fue suficiente contra la fuerza de la tormenta.

Hacia las 11 de la noche del domingo, las lluvias y los vientos fueron soportables, podría decirse que casi normales, pero de un momento a otro empezaron los estruendos.

“En el primer estruendo cayó algo fuerte, miramos por un orificio y vi que una de las barandas del segundo piso cayó (…) de un momento a otro se filtró el agua en la habitación en la que estaba, cuando me levanté sentí que empezó a resquebrajarse el techo de la casa, el muro empezó a fraccionarse, traté de abrir la puerta y no podía, estaba atascada, el agua se filtraba por toda la sala”.

Areiza y varias personas que lo acompañaban, se resguardaron en una habitación, pusieron un colchón contra la ventana y lo sostuvieron con una cama, pero la fuerza del aire los sacó disparados, fue entonces cuando corrieron hacia el baño.

 “Empezaron a caerse las estructuras, neveras, de todo, mi nerviosismo era que el segundo piso se nos cayera encima, a las 5:00 a.m. fue el golpe más fuerte, sonaba como un helicóptero gigante y arrastraba lo que quedaba como un gigante desgarrando partes de la casa, temblaba y el agua se filtró en el baño, no podíamos salir. A esa hora el daño era total, tenía los hombros entumidos por tener la puerta, hasta que terminó el vendaval, fueron seis horas infernales”, remató Rómulo.

Para turistas como Mateo Posada, la situación fue un poco más llevadera.  Él y un grupo grande de personas lograron ‘atrincherarse’ en un búnker del hotel en el que se hospedaban.

“Estábamos en un hotel que afortunadamente tenía como un búnker diseñado para esto, una vez anunciaron y el Ideam iba emitiendo reportes, nos metimos en ese búnker, después salimos y pudimos socorrer a más personas y estuvimos encerrados durante dos noches, en la mañana salimos y avanzamos hacia el aeropuerto.

“Todo mi grupo de 12 personas está bien, estábamos buceando, venimos de Medellín.  En Providencia todo quedó destruido, no hay una sola casa que esté bien, toda la vegetación destruida. Los colombianos debemos unirnos porque esto es un territorio que nos ha faltado apropiarnos de él para que los de la isla se sientan colombianos, es momento de darlo todo porque ellos lo han perdido todo”.

El panorama luego del huracán, es desolador, el 90% de las viviendas se fueron al suelo o sufrieron daños severos. Según el balance, en Providencia, Iota dejó más de 1.200 viviendas destruidas, afectaciones en 60 establecimientos de comercio, 110 alojamientos y tres hoteles.

 

Nuevo sistema tropical en el mar Caribe provocará lluvias intensas en la costa

La Dirección General Marítima (Dimar) informó que, como consecuencia de la circulación remanente del huracán Iota, se está formando en el suroeste del mar Caribe colombiano un sistema de baja presión con una probabilidad del 20% de convertirse en un ciclón tropical, lo que podría ocurrir durante los próximos cinco días.

La Dimar también explicó que se ha identificado el ingreso de una onda tropical con nubosidad abundante, que impactará en la activación de las lluvias en la región Caribe. Esta onda tropical será absorbida por el sistema que actualmente se forma en el suroeste del Caribe, por lo que aumentará la inestabilidad atmosférica en la región.

Según la Dimar, independientemente de que el sistema de baja presión se convierta en un ciclón tropical, las lluvias permanecerán durante los próximos días. El litoral Caribe y la región marítima nacional, incluidos San Andrés, Providencia y Santa Catalina, presentarán lluvias de intensidad moderada a fuerte en las próximas jornadas.

“Estas lluvias se producirán no solo por el efecto de los sistemas mencionados, sino por la cantidad de humedad que llegará a la región, proveniente de un frente frío que se posiciona sobre el occidente del mar Caribe y otra onda tropical que se acerca”, explicó la Dimar.

 

Destacado

La primera dama de la Nación, María Juliana Ruiz, anunció  que mediante la campaña ‘Ayudar nos hace bien’, se movilizarán ayudas en favor de los damnificados de la ola invernal en diferentes departamentos del país.

YURIANA CALDERÓN

Comentarios