Organización Ardila Lülle y Postobón donan 50 viviendas para la reconstrucción de San Andrés y Providencia

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
El apoyo será para las familias de San Andrés y Providencia damnificadas por el paso del huracán Iota.
PUBLICIDAD

Las casas son desarrolladas por la empresa Núcleos de Madera, que pertenece a la Organización Ardila Lülle (OAL). Cada una de ellas cuenta con 50 metros cuadrados, tres habitaciones, sala comedor, cocina, baño y un pequeña terraza de entrada, además de las instalaciones sanitarias y eléctricas necesarias para conectarse a los servicios públicos. Cumplen también con la Norma Colombiana de Sismo Resistencia y estarán reforzadas estructuralmente. Adicional a esto, serán pintadas con colores propios de la cultura caribeña y contarán con paneles solares como fuente alterna de energía, los cuales serán aportados por Celsia.

“Nos solidarizamos con todos los afectados de la ola invernal en Colombia y les reiteramos que cuentan con nuestro apoyo en estos momentos difíciles. Postobón y Núcleos de Madera, empresas que hacen parte de la Organización Ardila Lülle, nos unimos para acompañar al Gobierno Nacional en la reconstrucción de San Andrés y Providencia. Nos alegra poder servir y contribuir, para devolverles a 50 familias de este departamento, una vivienda digna que les permita recobrar la esperanza”, señaló Miguel Fernando Escobar, presidente de Postobón.

La donación, tiene un valor aproximado de tres mil millones de pesos, y se adelantó de la mano del  Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio. 

Las 50 nuevas viviendas serán trasladadas a la zona de la emergencia con apoyo del Gobierno. Una vez estén en San Andrés, un grupo profesionales de la empresa Núcleos de Madera se encargará de su instalación.

La ubicación de las mismas y la selección de los beneficiarios, bien sea en la isla de San Andrés o en la de Providencia, será definida por el Gobierno Nacional, cuando se culminen las labores de recolección de escombros y limpieza de la zona, así como la evaluación de riesgos y se pueda determinar los lugares seguros y viables para el montaje de las nuevas casas. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios