Así está la paridad de género en el gabinete de Iván Duque

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA
Los dos más recientes cambios en el gabinete de ministros del presidente Iván Duque terminaron –al menos temporalmente– con una de las promesas de campaña del mandatario: la paridad en los ministerios, es decir, que haya la misma cantidad de hombres y mujeres al frente de las carteras.
PUBLICIDAD

En diciembre hubo dos movimientos importantes en el gabinete. El 22 de ese mes se confirmó la salida de Alicia Arango, quien llegó en diciembre de 2019 a dirigir el Ministerio del Interior en reemplazo de Nancy Patricia Gutiérrez. Dos días después, el día de Navidad, se supo que Carmen Vásquez se iba del Ministerio de Cultura, al que había llegado desde el 7 de agosto de 2018.

Ambas fueron reemplazadas por hombres. Por un lado, el puesto de Arango pasó a manos de Daniel Palacios, quien se desempeñaba como viceministro de Relaciones Políticas, es decir, el encargado del diálogo con el Congreso y de impulsar la agenda legislativa del Ejecutivo. En cuanto a Vásquez, será reemplazada por Felipe Buitrago, hasta entonces viceministro para la Creatividad y la Economía Naranja.

Y esos no fueron los únicos cambios que hubo durante el año pasado y que le dieron vuelta al tablero político. 2020 empezó con 9 ministras y 9 ministros y terminó con 5 de las 18 carteras con mujeres dirigiéndolos. Sin embargo, el Gobierno Nacional ha defendido que tiene una agenda en la que busca que las mujeres tengan mayor participación política.

En ese sentido, por ejemplo, en marzo del año pasado, la Presidencia publicó el decreto 455 que tiene como fin “incrementar la participación para las mujeres en espacios de toma de decisión, escenarios políticos y cargos directivos de primer nivel dentro de la administración pública”. Con ese decreto, se fijó la meta de que para 2020 mínimo el 50 % de los cargos directivos estuvieran desempeñados por mujeres.

La importancia de la paridad

Se buscaron distintas reacciones en la Casa de Nariño al respecto, pero respondieron que no habría pronunciamiento por ser el nombramiento de ministros potestad exclusiva del presidente Duque.

Sin embargo, el mandatario se ha referido en distintas ocasiones a esta meta de la paridad. Cuando en 2018 anunció que mitad de su gabinete estaría conformado por ministras, el recién presidente electo aseguró que “Colombia es un país donde las mujeres tienen un gran liderazgo”. Ese anuncio lo hizo con la certeza de ser acompañado por la primera vicepresidenta en la historia del país: Marta Lucía Ramírez.

En nuevas ocasiones, como en noviembre de 2019 cuando presentó la iniciativa de Paridad de Género, resaltó que alrededor del 40 % de viceministerios están ocupados por mujeres, así como la mayoría de las direcciones de Departamento Administrativo.

“Colombia realmente quiere situarse a la vanguardia de la paridad y en la participación activa del liderazgo de la mujer en la sociedad. Esto va más allá de los discursos, esto realmente es un plan de acción efectivo que responde un propósito que hemos definido desde el primer día de Gobierno, un propósito que tiene muchas expresiones”, dijo el mandatario en esa ocasión.

Sin embargo, la reducción de mujeres ministras –que son el 27 % en estos momentos– generó críticas. Una de esas voces que mostró su desacuerdo con los más recientes cambios fue Juliana Hernández, directora de la Fundación Artemisas e integrante de la campaña Paridad Ya –que busca que haya mayor participación de mujeres en la política nacional, en espacios como el Congreso–.

“Es un desacierto que se debe modificar. Yo espero que vuelvan y seguiremos exigiéndolo, porque esa fue una promesa de campaña. Además, porque en ministerios como el de Cultura siempre ha habido mujeres”, dice y a renglón seguido pone ejemplos como el de México y Argentina, donde hay paridad en la representación de mujeres ministras (ver recuadro).

En ese sentido, añade que la paridad debería ser una prioridad para que existan políticas públicas con enfoque de género, en medio de una pandemia que ha aumentado la violencia contra la mujer, como lo señaló ONU Mujeres en su informe “La pandemia en la sombra: violencia contra las mujeres durante el confinamiento”.

Sobre las diferencias ideológicas, Hernández añade que la paridad se debe leer desde tres “r”: reconocimiento, representación y redistribución del poder. Así, explica que aunque no tienen una agenda feminista, mujeres como Marta Lucía Ramírez y Alicia Arango, en la Casa de Nariño, y senadoras como Paloma Valencia y María Fernanda Cabal “cambian el imaginario sobre la política. Y mientras más mujeres haya en el poder, más difícil será repetir lógicas patriarcales”.

Los cambios

Como se dijo, en estos momentos son cinco las ministras: Claudia Blum en la Cancillería, María Victoria Angulo en el Ministerio de Educación Nacional, Karen Abudinen como ministra de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Ángela María Orozco al frente de la cartera de Transporte y Mabel Torres, como la primera ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación (que fue creado en enero del año pasado).

De los primeros cambios que hubo fue la salida de Nancy Patricia Gutiérrez –acabando con la promesa de un mismo gabinete por cuatro años–, quien pasó a ser la alta consejera Presidencial para los Derechos Humanos y fue reemplazada por Alicia Arango, quien a partir de este año será la embajadora de Colombia en la ONU.

Similar fue lo que pasó en el Ministerio de Justicia donde ha habido, en este gobierno, dos ministras y un ministro. La primera fue Gloria Barrero (2018- 2019), quien fue sucedida por Margarita Cabello, pero que renunció tras ser nombrada procuradora General de la Nación. Ahora el puesto es ocupado por Wilson Ruiz.

Otras carteras con cambios similares han sido en el Ministerio de Trabajo, que estuvo ocupado por año y medio también por Alicia Arango, pero que ahora está en poder de Ángel Custodio Cabrera. Lo mismo que pasó con el Ministerio de Minas y Energía, donde María Fernanda Suárez fue reemplazada por Diego Mesa.

Gheidy Gallo, consejera para la Equidad de la Mujer, ha dicho que, a pesar del desbalance actual entre ministros, la meta de llegar a ese 50 % se mantiene y que, en ese sentido, el Gobierno se ha mostrado coherente con sus compromisos. Además, que esos cambios son propios de la dinámica de la política nacional.

Así las cosas, la búsqueda de mayor participación en política de las mujeres colombianas se mantiene, con iniciativas como la aprobación del requisito de listas paritarias para corporaciones públicas (Congreso, asambleas departamentales y concejos municipales). Sin embargo, y aunque no es imposible –como lo demostró el propio presidente Duque al tener en un primer momento un gabinete paritario–, sigue siendo un asunto que parece lejano de ser la norma y no la excepción.

COLPRENSA

Comentarios