Capturan a alias ‘El Mono’, presunto responsable de la masacre de cinco menores en Llano Verde

Crédito: COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Gabriel Bejarano, alias 'El Mono', presunto autor material de la masacre del barrio Llano Verde, en la que cinco menores de edad fueron asesinados, fue capturado en la madrugada de este viernes.
PUBLICIDAD

El hombre, señalado de disparar contra los cinco menores asesinados en un cañaduzal, fue capturado luego de una orden de allanamiento a una finca ubicada en la zona rural del municipio de Bolívar,  en el norte del Valle del Cauca.

En el crimen ocurrido el 11 de agosto de 2020 fueron asesinados Álvaro José Caicedo, Jair Cortés, Josmar Jean Paul Cruz, Luis Fernando Montaño y Léider Cárdenas.

Al parecer, un ciudadano reconoció a alias 'El Mono' y este habría puesto esta información en conocimiento de las autoridades, quienes procedieron a realizar la captura.

Por este crimen, la Fiscalía le imputará cargos al indiciado ante un juez de control de garantías, por los delitos de homicidio agravado en concurso homogéneo y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego o municiones.

Es preciso señalar que el pasado 28 de agosto las autoridades capturaron Jefferson Marcial Angulo y Juan Carlos Loaiza, supuestos cómplices de la masacre, quienes señalaron a Gabriel Bejarano como el autor material e intelectual del crimen.

La investigación arrojó que Bejarano, alias ‘El Mono’, fue quien supuestamente disparó cinco tiros de un revólver calibre 38 contra los jóvenes. Así lo aseguraron los detenidos, Angulo y Loaiza. El primero trabajaba como operario de máquinas en AIRO, una empresa de ingeniería que realiza obras en el jarillón del río Cauca (una barrera construida por la Corporación Autónoma Regional para evitar inundaciones). El segundo era vigilante de la empresa Control Interno y Transporte, subcontratada para cuidar las máquinas y acompañar a los ingenieros de estas obras, ubicadas junto a la finca donde hallaron los cadáveres.

Bejarano, por su parte, no tenía un empleo formal. A veces trabajaba como vigilante para Control Interno y Transporte. Él recomendó a Loaiza para su actual cargo en esa empresa. Sobre Bejarano confluyen dos estructuras delincuenciales: una red de invasores de tierra y otra de tráfico de armas.

Sin embargo, la hipótesis que el fiscal Barbosa resaltó tras el múltiple homicidio es simple: en un ataque de intolerancia, Bejarano mató a los menores porque entraron sin permiso al lugar para comer caña. Bejarano, delgado y de baja estatura, es un hombre callado, pero en los barrios Pizamos III, Villaluz y Villa Mercedes, donde vivió varios años, muchos le temen. Angulo y Loaiza también.

Cuando ocurrió la masacre, Bejarano vivía en una habitación del barrio República de Israel, pero su familia ya había vivido en la zona de Pizamos III y en Villa Mercedes. En este sector la Policía lo capturó dos veces por porte ilegal de armas. En 2011 fue detenido con un maletín donde llevaba un revólver 38 con seis cartuchos y una pistola CZ Browing 7,65 con silenciador.

En 2012 lo detuvieron con un revólver 38. Según el reporte, Bejarano opuso resistencia y golpeó a uno de los policías, mientras varias personas del barrio atacaron a los uniformados para evitar la captura.

COLPRENSA

Comentarios