CorteIDH verá caso de exterminio a miembros de Unión Patriótica

Crédito: Archivo / VANGUARDIAAida Avella, fue presidenta de la Unión Patriotica.
La Corte Interamericana de Derechos Humanos, CorteIDH, comenzará hoy una audiencia de cinco días por una demanda contra el Estado colombiano por el supuesto exterminio y violaciones a los derechos de unos 6.000 miembros del partido Unión Patriótica a lo largo de 20 años a partir de 1984.
PUBLICIDAD

La CorteIDH, con sede en Costa Rica, llevará a cabo la audiencia de manera virtual debido a la pandemia de la Covid-19 y se prevé que concluya el próximo viernes tras haber declarado testigos y peritos y se hayan expuesto los alegatos orales finales de las partes.

La demanda, presentada a la Corte en 2018 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Cidh, afirma que “el caso se relaciona principalmente con un exterminio compuesto de múltiples y sucesivas violaciones al derecho a la vida, desapariciones forzadas y desplazamientos de particular gravedad y magnitud, y tiene un carácter emblemático en Colombia”.

Estos hechos ocurrieron a partir de 1984 y durante al menos 20 años, contra unos 6.000 miembros o militantes de la Unión Patriótica, UP, quienes habrían sido víctimas de desapariciones forzadas, amenazas, hostigamientos, desplazamientos forzados y tentativas de homicidio, perpetrados tanto por agentes estatales como por actores no estatales.

Además, la demanda alega que determinadas personas habrían sido sometidas a criminalización infundada o uso arbitrario del derecho penal y torturas en el marco de varios casos judiciales.

Al Estado colombiano se le acusa de haber violado los derechos a la libertad personal, a las garantías judiciales, a la honra y dignidad y a la protección judicial, así como los derechos políticos, la libertad de pensamiento y de expresión, libertad de asociación y el principio de igualdad y no discriminación.

Todo ello debido a que el móvil de las graves violaciones de derechos humanos cometidas en contra de las presuntas víctimas habría sido su pertenencia a un partido político y la expresión de sus ideas a través del mismo.

La demanda también señala que las víctimas de este caso aparentemente fueron sometidas constantemente a estigmatización a través de declaraciones de funcionarios públicos y actores no estatales, incluyendo calificativos como terroristas o brazo político de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc. 

 

DATO

Según la acusación las investigaciones adelantadas por el Estado respecto al exterminio de la UP habrían sido incipientes e insuficientes.

Efe

Comentarios