“Será necesaria una reforma tributaria prudente, que no espante la inversión”: Uribe

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
Frentero, con argumentos y mostrando la que él llama una difícil realidad que vive el país por causa de la pandemia del Coronavirus, el expresidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, se convirtió desde ya en el principal defensor que tendrá la reforma tributaria que llevará el gobierno al Congreso de la República para las sesiones que comenzarán en marzo.
PUBLICIDAD

Una reforma tributaria que sea para financiar los programas sociales, que ayude a pagar la deuda y que venga con un amplio recorte en el gasto, el burocrático que en su concepto es una de las tantas 'herencias' malas que le dejó la administración de Juan Manuel Santos al presidente Iván Duque.

Para Uribe lo fundamental por ahora es combatir la pobreza, darle los instrumentos fiscales al gobierno para que empiece a mostrar más logros al cierre del año, por lo que dice que más adelante hablará de candidaturas porque además aún es muy temprano. De éstos temas y más habló el jefe del Centro Democrático con Colprensa.

 

- Estamos a una semana de que se comience la vacunación contra el Covid-19. ¿Se preparó bien el país, se preparó bien el gobierno?

Estas dificultades de la pandemia han sido respondidas con toda la dedicación por parte del gobierno nacional. Destaco, el país tenía apenas 3,700 camas UCI, hoy tiene más de 12 mil. Esto ha sido una tarea muy difícil, se han intervenido muchos hospitales que estaban manejados por la politiquería y gracias a la intervención han mejorado y además se han eliminado unas diez EPS que hacían quedar mal al sistema y las otras van mejorando.

En cuanto a la vacunación los expertos han expresado que la reglamentación que ha publicado el gobierno es buena, Dios quiera que opere bien la aplicación de las vacunas.

 

- ¿Le preocupa que se haya en cierta forma politizado el proceso de la vacunación?

Todo el mundo tiene angustia por las vacunas, la enfermedad es muy dura, ha generado muchas tristezas en las familias colombianas, en las amistades de tantos colombianos, comprendo la angustia ciudadana por la expectativa de las vacunas, pero mi único comentario es que el gobierno ha hecho una buena reglamentación, ha procedido de manera prudente y eficaz, esperemos que eso se ratifique con el hecho de la aplicación de la vacuna, que en mi concepto hay tres prioridades para el año.

 

- ¿Por qué considera que bajar esa pobreza que advierte debe ir de la mano de la reforma tributaria o reforma fiscal como el gobierno nacional le va llamar?

Va ser necesaria una reforma tributaria prudente, que no espante la inversión. Las reformas tributarias que hizo el gobierno anterior, que crearon impuestos en exceso, pararon la economía y desaceleraron la inversión, congelaron la reducción de la pobreza que venía bien y además frenaron la creación de empleo.

El presidente Duque hizo la reforma tributaria que ayudó mucho a recuperar la economía, si hoy no tuviéramos la pandemia el país no necesitaría reforma tributaria, infortunadamente la pandemia ha hecho mucho daño y se necesita una política social con fundamentos, como la que tiene el gobierno y más agresiva para seguir reduciendo la pobreza. Esto va a exigir nuevos recursos. Todo habrá que financiarlo inicialmente con endeudamiento.

 

- ¿Para que esos nuevos recursos de la reforma?

Hay que aplicar todas las políticas, las que hay ampliarlas, vivienda, en apoyo al campo, en infraestructura, en programas de empleo en las ciudades, en ampliar el subsidio al sector agropecuario, el programa de vivienda es muy bueno y en lo posible ampliarlos, todo eso es urgente para que el gobierno pueda mostrar resultados en la lucha contra la pobreza.

Si el gobierno sale a buscar créditos sin hacer un esfuerzo de ahorro, nos pueden quitar el grado de inversión, por eso es urgente un esfuerzo tributario, prudente, que nos permita que el país se endeude más para atender lo social sin correr el riesgo de perder el grado de inversión. Nadie entendería un esfuerzo tributario adicional sin un esfuerzo en materia de ahorro burocrático.

 

- ¿Cómo sería el mismo?

El gobierno anterior amplio mucho el costo burocrático del Estado colombiano, se había reducido en mi gobierno cuando nos ahorramos 5.8 puntos del PIB, nosotros desde el Centro Democrático insistimos en que el mayor esfuerzo tributario que haya que hacer ahora se acompañe con un gran ahorro del costo burocrático del Estado, sin esos gastos de nómina, de funcionamiento se detuvieran durante 6 u 8 años y se mantienen congelados y no pudieran crecer más allá de la inflación eso podría dar un ahorro hasta de 10 billones de pesos, pero sin afectar al sistema general de participaciones y afectar a las regiones, la salud y el tema de la pensión.

Entonces, política social, ampliar lo que ha hecho el gobierno, producir otros elementos, por ejemplo ingreso tributario es bueno pero se puede ampliar cobertura y cuantía. Colombia necesita menos estado burocrático y más estado social.

 

- ¿En esta ocasión ustedes como Centro Democrático acompañarían la propuesta de imponer IVA a toda la canasta familiar?

Eso no se ha propuesto, nosotros no conocemos cuál va ser la propuesta del gobierno, por supuesto yo se que el gobierno debe estar advertido de la reacción que habría con una propuesta de generalizar un gravamen tributario a la canasta familiar. Lo que sí abono es que el gobierno hace dos años atendió el clamor, no hizo eso, no insistió y ha hecho una cosa buena, que es mostrar que se puede devolver el IVA a las familias colombianas de menores ingresos, pero cuando me hace esta pregunta no se conocer la propuesta del gobierno, ojalá sea prudente, sea consensuada con los partidos que la apoyan para que tenga un trámite ágil en el Congreso y sea acompañada de una gran política de ahorro rápido y así iniciar una fase de política social más ambiciosa y tener los resultados antes de que termine el año.

 

- ¿Si será fácil tramitar este tipo de reforma tributaria en un año prelectoral?

La situación del país es tan dramática, como en toda América Latina y estoy seguro que con buena voluntad se consigue un consenso del gobierno y de las mayorías del Congreso, porque muy noble es reactivar el empleo y de encontrar una senda de reducción de la pobreza. Es mucho mejor hacerlo ya para poder conseguir los recursos de crédito sin el riesgo de que le quiten al país el grado de inversión.

 

- ¿Por qué dice que por el momento no le afana hablar de candidaturas, es prudencia o estrategia electoral?

Es prudencia y es realismo. Estamos en febrero, a principios, el país tiene ese angustia por la vacunación, una esperanza que mejore la seguridad a pesar de la mala herencia que recibió el presidente Duque y por supuesto nos angustia el daño social de la pandemia, no obstante los esfuerzos del gobierno que habrá que aumentarlos como ya lo señalé. Es prudencia y es realismo, yo creo que la defensa de la democracia tiene que tener unos presupuestos previos al lanzamiento de candidatos, y uno de esos presupuestos es tomar medidas, poner en marcha un proceso eficaz para reducir la pobreza, pienso que eso le daría respuesta a anhelos nacionales, fortalecería el tejido social de la nación y una vez eso esté en marcha se puede hablar de candidatos. Lo primero es atender el tejido social de la nación.

 

- ¿Pero para Congreso cómo se va a configurar la lista del Centro Democrático?

Hay que esperar, creo que lo importante es darle prioridad a lo social, lo único que se ha confirmado es que algunas personas han anunciado ingresar a esas listas como el doctor Miguel Uribe, que representa muy bien a una nueva generación de colombianos y el actor Jorge Cárdenas, que es un hombre que además de sus condiciones de actor tiene una gran formación humanista.

 

- ¿Cómo van las reuniones a las que invita en su casa a distintos dirigentes políticos del país?

Yo he mantenido un diálogo intenso con mis compatriotas, mi carrera política ha sido de diálogo con los ciudadanos, restringido en el último año por la pandemia y por ese injusto encarcelamiento que me impuso un sector de la Corte Suprema, y le he agradecido mucho a los colombianos que a pesar de mi circunstancia han mantenido un diálogo conmigo y uno procura siempre que esos diálogos sean constructivos y sinceros, pensando en el presente y futuro del país.

 

- ¿Cómo avanza el proceso de su investigación que le llevó a estar detenido unos meses el año pasado?

Se ha cometido una gran injusticia contra mi. En el año 2018 el magistrado Barceló se ufanaba con decirle a periodistas de Bogotá que me metería a la cárcel. Cuando mis abogados oficialmente le preguntaban a la Corte si había algún proceso en mi contra contestaban que no, simplemente me lo notificaron llamándome a una indagatoria, ni siquiera tuvieron la prudencia de permitirme una versión libre.

En el llamamiento de indagatoria dijeron que yo obstruyo la justicia y que era un peligro para la ciudadanía, entonces si yo estaba haciendo debieron meterme a la cárcel. Después se demoró quince meses para realizarse la indagatoria y el presunto obstructor de la justicia, que sería yo, y diez meses después me metieron a la cárcel, en ese tiempo mantuvieron libre a mi persona. Me interceptaron ilegalmente mi teléfono en 22 mil ocasiones.

Pero además el magistrado Reyes que cumple la orden de Barceló y me encarcela, fue contratista de Juan Manuel Santos en el proceso de La Habana y le pagaron 575 millones de pesos para diferenciar personas de Farc que entrarían a ser beneficiarios del proceso y ese magistrado con rabia y sin pruebas me encarceló y no tuvo la delicadesa de haberse declarado impedido a sabiendas de que yo soy una de las personas con más behemencia expresó el rechazo al plebiscito.

 

- ¿Le preocupa la situación actual del orden público en el país?

Primero deploro y no dejaré de mantener un factor de tristeza por el fallecimiento de Carlos Holmes Trujillo a quien rindo un homenaje. Segundo, el presidente Duque recibió una herencia con dos elementos que dificultan mucho la seguridad, 209 mil hectáreas de droga. Santos había tenido el mayor éxito en el 2013, continuó las políticas que lo eligió en 2010 y había bajado la droga a 42 mil hectáreas, pero se aburrió con el éxito y cambió la política y anunciaron que no había extradición a Farc por narcotráfico.

Proceso de paz no hubo, hubo claudicación de Santos con la Farc y ya están hablando que los disidentes llegan a 5 mil, más toda esa fortaleza del Clan del Golfo, de las bandas criminales, el ELN. El gobierno hace esfuerzos muy grandes, ojalá este año el gobierno pueda tener más y más éxitos en materia de seguridad.

 

- ¿En el tema de la situación de EPM es más una pelea entre usted y el expresidente César Gaviria?

Yo no he hablado nada del expresidente. Mi preocupación llega a Empresas públicas de Medellín, en agosto del año pasado las calificadoras internacionales le bajaron la calificación triple B menos, dijeron que lo hacían porque el alcalde violó lo que se llama el pacto de gobierno corporativo. El alcalde tomó decisiones presidiendo de la junta directiva, la cual renunció, pero el alcalde salió a decir que esos integrantes era corruptos, que estaban haciendo negocios. El alcalde hace mucho daño creando en Medellín una lucha de clases.

Recientemente otra calificadora dijo que seguían monitoreando porque seguían presiones indebidas a través del alcald en EPM y que podrían bajar la calificación a doble B más, si eso se diera equivale a EPM le grado de inversión y tendría enormes dificultades financieras porque debe 27 billones y el 75% de ese pasivo es con organismos internacionales que no podrían prestarle más.

 

- ¿Por qué pide que el gobierno intervenga en la situación?

El gobierno tiene que observar muy bien lo que está pasando con EPM. El gobierno dice que no hay causales para una toma de la empresa, nadie le ha pedido una toma de la empresa, pero aquí si hay un riesgo muy claro que está en el hecho que le bajaron la calificación. Por lo menos el gobierno, la Superintendencia de Servicios debería mirar un artículo de la ley 142 que incluye dentro de las causales de intervención aquella de que los administradores de una empresa continúen violando las normas. Si le quitaran el grado de inversión por continuar violando el gobierno corporativo eso equivaldría a que los administradores continuaron violando normas, eso es delicado. Se lo pido como ciudadano de Medellín que el gobierno no demerite el riesgo y ejerza una observación rigurosa sobre EPM.

Colprensa

Comentarios