Reunión de Santos y Duque: ¿salvamento a la paz o política?

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAEl expresidente Juan Manuel Santos reconoce que las relaciones con el actual mandatario “no son las mejores”.
Aclarar asesinatos de líderes sociales en Colombia es una de las “máximas prioridades” para Joe Biden, así se lo hizo saber Washington al presidente Iván Duque, indicó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.
PUBLICIDAD

De acuerdo con un registro oficial al menos 421 asesinatos se han registrado tras la firma del acuerdo de paz. Y, es precisamente esa cifra la que motivó la carta de Rodrigo Londoño, máximo del partido político “Comunes”, al expresidente Juan Manuel Santos, para que no continúe la muerte de los excombatientes de las Farc. 

En su respuesta, el expresidente Santos mostró su preocupación por la muerte de los antiguos miembros de las Farc y los líderes sociales, y resaltó que “no es culpa de los acuerdos, sino de la falta de implementación, que está a cargo de los gobiernos de turno”.

En la misma carta asegura que no tiene problema en tener esa reunión con el presidente Iván Duque, “lo haré con gusto”, resaltó el mandatario. Sin embargo, manifestó que no se hace “muchas ilusiones”. 

 

Salvar la paz o intención política

Desde varios sectores se han escuchado voces sobre las intenciones detrás de una posible reunión entre Duque, Santos y Londoño, teniendo en cuenta que ya se avecinan las elecciones presidenciales. 

Sobre el particular, Mauricio Jaramillo, docente de la Universidad del Rosario, considera que el expresidente Santos ha visto su imagen, en el último tiempo, debilitada por algunas contradicciones en el proceso de paz (que algunos le adjudican y es una responsabilidad que creo no tiene), y, aunque desde que ha sido expresidente ha tratado de evitar polémicas, me parece que su intención es salvar un proceso sobre el cual él reclama paternidad que es el proceso de paz con las Farc.

De acuerdo con el experto, más que participar en política, lo que busca el expresidente Santos es de alguna manera salvar su legado y recuperar su imagen como hombre cercano a la paz. 

Por su parte, Hugo Fernando Guerrero, docente universitario, manifiesta que “en la cabeza de muchos líderes nacionales están a la vista las elecciones del próximo año, sin embargo hilar tan fino es una cuestión que respecto a un tema de interés nacional como es la implementación de los acuerdos resulta un poco complejo de definir”. 

Sin embargo, tanto que el expresidente Santos plantee que un acuerdo que está en una profunda crisis como consecuencia de la falta de actividad y los procesos que se han dado desde el mismo partido de gobierno pues podría significar de alguna u otra manera un planteamiento de agenda respecto a las prioridades en el marco de las próximas elecciones al congreso y presidenciales, precisa Guerrero. 

Pero, por el otro lado la negativa del presidente Duque que ya por vías alterna se empieza a ver (como la respuesta  de Emilio Archila), determinó una posición clara, confrontativa, grosera que no se compadece con los términos de la carta que le responde el expresidente Santos a Timochenko y del extendimiento de una mano a un posible diálogo a diferentes bandas, precisa el profesor universitario. 

 

Asesinatos de excombatientes y líderes

Desde la comunidad internacional se ha llamado la atención por el incremento de cifras en el asesinato de líderes sociales en el país, tal como lo reveló esta semana un informe de Human Rights Watch (HRW), en el que considera insuficiente los esfuerzos del Gobierno colombiano para detener el creciente número de asesinatos de líderes sociales.

De igual manera lo hizo el gobierno de Estados Unidos al señalar “estamos preocupados por la violencia en curso contra los defensores de los derechos humanos”. 

Sobre este particular, Mauricio Jaramillo, docente de la Universidad del Rosario, señala que durante el gobierno de Iván Duque el incumplimiento ha aumentado el desinterés por la paz, por ejemplo la reducción drástica del presupuesto destinado a la redistribución de tierras y la demora en los programas de sustitución de cultivos con los campesinos, ha contribuido a crear un clima nocivo para los excombatientes de las Farc y los líderes sociales. 

De igual manera, Hugo Fernando Guerrero, docente universitario, recuerda “lo que fue un acuerdo de carácter internacional apoyado por la comunidad internacional, desde las más altas instancias de la ONU, pasando por el parlamento británico, y ahora hasta el mismo presidente de los Estados Unidos, coloca sobre la mesa la prioridad de que Colombia adelante de manera efectiva la implementación de los acuerdos”. 

Reitera que desde el partido de gobierno se ha buscado de forma deliberada entorpecer la implementación de los Acuerdos de Paz con las Farc. 

 

Respuesta del Gobierno 

El consejero presidencial para la Estabilización, Emilio Archila, en diálogo con una emisora, expresó sus reparos a la comunicación del expresidente Juan Manuel Santos donde critica duramente la implementación del acuerdo de paz.

Además, ratificó que los responsables de los homicidios son el narcotráfico, las disidencias de las Farc, el Clan del Golfo y el Eln, más no el Gobierno.

Y frente a una posible reunión entre el expresidente Juan Manuel Santos y el presidente Iván Duque, señaló que “ese es un tema político” que, a su percepción, no tiene trascendencia. Y aclaró que no le han dirigido una comunicación al Presidente de la República.

Mi compromiso con la paz es cada día mayor porque cada día aprendo más y cada día me reafirmo en que la paz entre los colombianos, entre las naciones del mundo y con la naturaleza es lo único que nos permitirá dejarles un mejor futuro a las próximas generaciones

Juan Manuel Santos, expresidente de Colombia. 

NELLY VECINO PICO

Comentarios