Según la JEP, falta articulación en el Estado para evitar crímenes de ex-Farc

Crédito: Archivo/EL NUEVO DÍAEduardo Cifuentes, presidente de la JEP.
La Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, advirtió ayer que las diferentes entidades del Estado siguen desarticuladas para evitar los asesinatos de excombatientes de las Farc, pese a que ese tribunal ordenó en julio del año pasado a las autoridades tomar medidas para protegerlos.
PUBLICIDAD

“No son suficientes los esfuerzos del Gobierno Nacional y de otras entidades del Estado, para evitar nuevos asesinatos de excombatientes de las Farc-EP”, detalló la Sección de Ausencia de Reconocimiento de la JEP en un comunicado.

En julio del año pasado, ese tribunal ordenó a varias instituciones estatales, entre ellas la Unidad Nacional de Protección (UNP) y la Consejería Presidencial para la Estabilización y la Consolidación, tomar medidas de protección para exguerrilleros de las Farc.

En ese sentido, la JEP aseguró que más de 250 excombatientes han sido asesinados desde que el Gobierno y la guerrilla firmaron el acuerdo de paz en noviembre de 2016.

Por ello hace un llamado para que se “adopten las acciones necesarias para proteger de manera integral a más de 9.000 excombatientes que se encuentran en proceso de reincorporación”.

 

Principales fallas 

Según la JEP, las principales fallas que hay para garantizar la protección de los excombatientes son que, por ejemplo, la Defensoría del Pueblo no ha establecido una dependencia con la que se coordinen los temas de garantías de derechos de los excombatientes.

Hay también “desarticulación, ausencia o escasez de respuesta pronta y eficaz por parte de las autoridades competentes para la mitigación o disuasión de riesgos”, mientras que “los espacios interinstitucionales no resultan eficaces para ese propósito, ni se detectan herramientas o instrumentos idóneos de medición de resultados de las acciones emprendidas”.

 

Misiva a Biden

Una misiva firmada en la tarde de este lunes por 22 organizaciones civiles de Estados Unidos fue enviada al presidente de ese país, Joe Biden, en la que le solicitan que ponga el Acuerdo de Paz como punto prioritario en las relaciones políticas con Colombia. A su vez indican que el mismo Acuerdo está en peligro.

“Por causa de su precaria implementación, está en peligro el histórico acuerdo de paz de 2016, uno de los principales legados de la administración Obama-Biden, por su innovador apoyo a las negociaciones. A enero de 2021, 252 excombatientes de las Farc han sido asesinados después de haber dejado las armas. Además, Colombia sigue siendo el país más peligroso del mundo para ser defensor de los derechos humanos, de acuerdo con el Análisis Global 2020 de Frontline Defenders. Los líderes comunitarios colombianos están en peligro, precisamente porque están construyendo la paz sobre el terreno, mientras que el Gobierno no ha cumplido sus promesas de proteger a las comunidades, desmantelar las redes paramilitares y llevar la presencia del Estado civil a las antiguas zonas de conflicto”, dice la carta.

 

DATO

La carta coincide con el mensaje que envió Rodrigo Londoño, más conocido como Timochenko, en el debate general sobre el informe de Juliette de Rivero, representante de la Alta Comisionada de Naciones Unidas, que fue realizado en Suiza.

EFE, BOGOTÁ

Comentarios