Gobierno dice no a propuesta de flexibilizar uso de armas

Crédito: Archivo/ EL NUEVO DÍA Argumentando el incremento de seguridad en el país, el Centro Democrático radicó un proyecto que permita que los colombianos tengan derecho a defenderse cuando alguien quiere atentar contra su vida.
El decreto del no porte de armas fue expedido por el entonces presidente Juan Manuel Santos, y luego lo retomó el actual jefe del Estado, Iván Duque, quien lo ha renovado en los años 2018, 2019 y 2020.
PUBLICIDAD

El consejero de Seguridad Nacional, Rafael Guarín, y el expresidente Álvaro Uribe se apartaron ayer del proyecto de ley que radicó el partido de gobierno Centro Democrático, en el cual se busca permitir que los colombianos tengan la posibilidad de armarse para enfrentar así los hechos de inseguridad.

En primer lugar, Guarín recordó que la política del presidente Iván Duque sobre el tema es el desarme general, porque las armas no son un derecho. “Garantizar el principio constitucional de exclusividad de la fuerza y el monopolio estatal de las armas de fuego, son los parámetros de la política en el marco de convivencia y seguridad ciudadana, que sustentan avanzar hacia el desarme general”, indicó el consejero de seguridad.

Para Guarín el camino no es armar a los colombianos, ni promover la compra, ni el porte de armas, “las armas no son derecho en Colombia, conforme a la Constitución. Controlar rigurosamente las armas que tienen permiso y perseguir implacablemente las ilegales, contribuye a reducir el delito”.

Insistió en que en el Estado social de derecho, tener permiso de porte o tenencia de un arma de fuego debe ser una situación extraordinariamente excepcional, “jamás un derecho”.

Por su parte, el expresidente y exsenador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, también se pronunció asegurando que no se debería pedir la generalización del porte de armas, y resaltó que manteniendo el decreto de desarme se puede pedir a las brigadas agilizar los permisos excepcionales.

El proyecto, que fue radicado por 12 congresistas del uribismo, tuvo como sus principales autores a la senadora María Fernanda Cabal y el representante a la Cámara, Cristian Garcés, quienes consideran que ante el crecimiento de la inseguridad y la criminalidad, se hace necesario que los ciudadanos tengan derecho a defenderse cuando alguien quiere atentar contra su vida.

“Me parece que el Gobierno no está oyendo a la ciudadanía y a buena parte de los que lo eligieron. Que el presidente Uribe se alineó con el Gobierno, pienso que es más una decisión política que realmente de convicción, porque durante su Gobierno el porte era mucho más flexible hasta el 2015, 2016”, dijo Cabal.

 

El decreto

 

Este decreto del no porte de armas fue expedido por el entonces presidente Juan Manuel Santos, y luego lo retomó el actual jefe del Estado, Iván Duque, quien lo ha renovado en los años 2018, 2019 y 2020. “El famoso porte especial que se inventó Juan Manuel Santos, es un porte especialmente prohibido para que la gente buena pueda usar su arma, pero eso sí le cobran la tenencia y le cobran el porte”, sostuvo Cabal.

A su turno el representante Garcés indicó que “con este proyecto mantenemos el monopolio del Estado en el comercio de las armas y garantizamos las políticas para el control a las armas ilegales, que son las que hay que incautar y perseguir y las legales buscamos que haya facilidades de acceso a personas que hoy temen por su vida o que están siendo amenazados por perseguir sus bienes”. 

El proyecto del Centro Democrático mantiene el monopolio del Estado en el comercio de armas. 

Resumen Agencias Bogotá

Comentarios