¿Puede llegar a caer lluvia ácida próximamente? Vea lo que dicen los estudios

Crédito: Tomado de Internet / EL NUEVO DÍA.
La contaminación ambiental también puede cambiar las propiedades químicas del agua lluvia que cae en la ciudad.
PUBLICIDAD

Ese fue el principal hallazgo del ingeniero civil Mauricio Ramírez Arias, magíster en Ingeniería y Recursos Hidráulicos de la Universidad Nacional de Colombia, en la investigación desarrollada junto con el Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá (Siata) y con aportes del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, que es autoridad ambiental en Medellín y sus nueve municipios vecinos.

Los resultados del estudio divulgado por la agencia de noticias de la universidad UN mostró que en 42 eventos de lluvia monitoreados se encontró que aunque la apariencia del agua era similar, por lo menos 31 de ellos tenían lluvia ácida. La acidez se mide con la escala internacional de pH, y como referencia se sabe que el jugo de un limón tiene pH de 2 (ácido) y el bicarbonato de sodio tiene pH de 9 (alcalino), en tanto que el agua lluvia se considera limpia cuando tiene un pH de 5,6.

Las mediciones en campo para esta investigación se realizaron durante la segunda temporada de lluvias de 2018, es decir entre septiembre y noviembre, cuando Medellín experimenta uno de sus periodos de contingencia ambiental (el otro es en marzo). En esta época, de la baja nubosidad impide que haya una correcta dispersión de las partículas contaminantes que emiten los vehículos (fuentes móviles) y las industrias (fuentes fijas).

“Realizamos campañas de monitoreo con alta resolución temporal en la que a lo largo de un evento de lluvia recolectamos muestras en intervalos de cinco minutos y luego las analizamos para saber qué tanto cambian las propiedades químicas del agua durante el evento de precipitación”, explicó el investigador.

Pero, ¿por qué aumenta la acidez? Ramírez encontró que el factor que más influía era el nivel de contaminación que había durante el período seco previo a la lluvia. Es decir que si antes del aguacero se registraban altas concentraciones de partículas PM2.5, el agua del siguiente evento de lluvia iba a ser más ácida.

“Por ahora no hay estudios de las afectaciones que la lluvia ácida pueda causar a la salud humana. De hecho, el Ideam considera que este tipo de lluvia constituye un problema de calidad del aire que no tiene consecuencias tan directas sobre la salud humana”, aclaró.

No obstante, agregó que sí hay investigaciones que señalan que la lluvia con un pH más bajo afecta cultivos no solo de frutas y verduras, sino también de árboles y flores, además de lagos y ecosistemas. Incluso en ciudades europeas está documentado que puede deteriorar edificaciones históricas.

Actualmente en Estados Unidos y Europa hay un monitoreo constante de la química de la precipitación –un trabajo similar al que hizo el investigador–, pero en Colombia y casi toda América Latina, pero ese trabajo “está en pañales”.

Con información de Colprensa

Comentarios