“Quiero volver a casa”, claman quienes huyen de Venezuela

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍASon al menos 3.000 las personas desplazadas desde Venezuela hacia territorio colombiano como consecuencia de los enfrentamientos que se registran desde el domingo pasado.
El ministro de Defensa, Diego Molano, convocó para mañana sábado un consejo de seguridad con los siete alcaldes de Arauca y las cúpulas de Policía y Militar para abordar el problema y fortalecer el apoyo a los ciudadanos.
PUBLICIDAD

Clara Rangel es una de los más de 3.000 venezolanos que han llegado en los últimos días a la localidad de Arauquita huyendo de los combates entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y una disidencia de las Farc al otro lado de la frontera.

“Yo quiero volver pronto a mi casa, porque de verdad que esto es muy difícil”, afirma Rangel, que con su voz refleja lo que sienten las miles de personas que lo dejaron todo en el estado venezolano de Apure, limítrofe con Arauca, por la violencia.

La mujer está en uno de los 11 albergues que hasta el momento han destinado las autoridades de Arauquita para atender a los desplazados, que ya suman 3.157, una cifra que puede seguir creciendo si persisten los combates en el lado venezolano de la frontera.

“Queremos regresar pronto a nuestras casas, a lo que nos dejen porque sinceramente hay casas que las han destrozado completamente”, expresa.

“Nos tocó salir volados, dejar la casa, los animales, todo. Eso está prendido, están acabando con todo allá. Está bravo, muy bravo. Nos venimos para acá”, expresa preocupada.

 

Preocupación de las autoridades

 

La directora de la Regional Orinoquía de Migración Colombia, Loida Nieves, señaló que los migrantes hacen parte de 780 familias e ingresaron por los sectores conocidos como Barrio Santo, La Finca Don Ramón, El Troncal, Carretero, Bocas del Juju, el Alcaraván y la vereda Campo Alegre.

El alcalde de Arauquita, Etelivar Torres, calificó como “compleja” y “crítica” la situación y señaló que desde ese municipio se escucharon “explosiones, ametralladoras, disparos”.

“El domingo en la madrugada empezamos a recibir a los primeros (...) y ya el lunes teníamos en nuestro territorio 168 personas. Ese mismo día, hacia las cinco de la tarde, llegan más de 1.200 venezolanos, el pasado miércoles cerrando la tarde contabilizábamos 2.998 venezolanos, pero ayer eran 3.157 ciudadanos venezolanos y “el pronóstico es que van a seguir llegando mujeres embarazadas, niños, adultos mayores y esta situación ha desbordado completamente nuestra capacidad”, dijo el Alcalde. 

Por ello calificó lo que está ocurriendo como “una crisis humanitaria” y precisó que “hay muchos adultos mayores que han demandado atención médica y han colapsado nuestro sistema de salud”.

 

Señalamientos a disidencias

 

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, expresó su preocupación por los más de 3.000 “venezolanos que han llegado a Arauquita, huyendo de enfrentamientos entre militares venezolanos y disidencias de las Farc”.

“La dictadura y los grupos armados deben respetar a la población civil”, dijo Vivanco en su cuenta de Twitter.

 

Banderas blancas

 

“Las Farc le han pedido a la gente que abandonen el pueblo, y que quienes no quieran o no puedan irse, coloquen una bandera blanca en el frente de su casa”, dijo Juan Francisco García, coordinador de FundaRedes en Apure. Algunos vecinos salieron vestidos de blanco y portando también banderas, para pedir paz.

La población de La Victoria permaneció más de 48 horas sin agua, al personal que acudió a la zona a restablecer el servicio de electricidad le dispararon efectivos del ejército venezolano en medio de una situación aún confusa, las telecomunicaciones funcionan con dificultad y las vías de acceso están cerradas, según reportan sus moradores.

Se confirmó ataques a instalaciones del servicio eléctrico y a activos de empresas estatales eléctricas y petroleras en los alrededores de la población La Victoria (estado Apure), como reportó en horas previas la prensa de Venezuela.


Ejército en la frontera
 

Un grupo de 2.000 soldados del Ejército de Colombia fue desplazado a la frontera con Venezuela con el objetivo de atender la situación de los desplazados que han huido de los combates que en los últimos días han sostenido las disidencias de las Farc con la Fuerza Armada del país vecino.

Según los anuncios hechos por el brigadier general Mauricio José Zabala, comandante de la Octava División del Ejército, los efectivos militares, además de brindar seguridad día y noche a lo largo de todo el territorio del Arauca, zona fronteriza, también buscan evitar la infiltración de ilegales entre los migrantes que están llegando al territorio colombiano.

Aclaró, también, que el Ejército no teme una incursión de tropas venezolanas a Colombia, las cuales han estado combatiendo a disidencias de las Farc presuntamente no afines a Iván Márquez y Santrich, lo que ha generado desplazamientos masivos de venezolanos hacia territorio colombiano.

 

DATO

 

El Parlamento venezolano acusó a Colombia de exportar el conflicto armado que azota la frontera.

Resumen agencias, BOGOTÁ

Comentarios