Se hundió la reforma a la salud en el Congreso

Crédito: vanguardia / Colprensa / el nuevo díLa presión de los manifestantes del paro llevó a que partidos como el liberalismo, la U y Conservador, le dieran la espalda a la reforma a la salud.
Por amplia mayoría, las Comisiones VII del Senado y la Cámara hundieron el proyecto de ley de la reforma a la salud, el cual era uno de los reclamos sociales hechos por miles de manifestantes y que ya había perdido el respaldo político.
PUBLICIDAD

En la votación, la Comisión VII del Senado aprobó el hundimiento del proyecto por 11 votos a 2 que no lo compartieron, mientras que en la Cámara de Representantes por el sí 16 y por el no 3.

En la sesión, que se extendió por más de cuatro horas, los congresistas volvieron a exponer sus posturas a favor del hundimiento del proyecto, y algunos pocos, como los senadores Fabián Castillo y Carlos Fernando Motoa expresaron su negativa a que se retirara el mismo.

CONGRESO

Tras la votación, el Partido Cambio Radical, que fue el que presentó la iniciativa el año pasado y alcanzó el apoyo del gobierno nacional para tramitarlo, indicó que “lamentamos la decisión adoptada por el Congreso de la República de hundir un proyecto que permitía reformar el sistema de salud en Colombia. El proyecto de ley garantizaba el derecho a la salud y la sostenibilidad del sistema e incorporaba soluciones a problemáticas que se hicieron evidentes con el Covid-19”.

De la misma forma señalaron que invitan a los partidos políticos a “enfrentar los debates que Colombia necesita con urgencia y no dejarse llevar por información y especulaciones que carecen de profundidad y seriedad”.

Por su parte la presidente del partido de la U, Dilian Francisca Toro, señaló que “el proyecto a la salud no es estructural, no desarrolla la ley estatutaria que garantiza la salud como derecho fundamental; es simplemente un ajuste a las leyes vigentes. Esta ley, no resuelve la fragmentación porque continúa el manejo de los dos regímenes, no soluciona el problema de la financiación; sobretodo para la dignificación del recurso humano gestional en salud en los hospitales públicos; no corrige la dualidad de funciones que ha hecho que las EPS descuiden su papel de administradoras del riesgo financiero y de gestionadoras del riesgo en salud para mantener la población sana”.

El representante opositor de la Alianza Verde, Mauricio Toro, sostuvo que “este proyecto se volvió un frankestein, generaron una distorsión frente a algunos de los artículos pero que siempre estuvieron allí, y que luego trataron de suavizar y maquillar. Uno no puede decir que la torta esta rica porque le pusieron crema, para mí, aunque el proyecto tenía algunos artículos que son importantes y que tienen que debatirse en una próxima reforma a la salud, su generalidad ocasionaba tantos problemas al sistema general de salud que eran más lo daños que los beneficios”.

Desde el Partido Liberal se indicó que “por dañina se hundió la reforma a la salud”. En tal sentido el representante José Luis Correa, sostuvo que “difícil hallar beneficios en la reforma a la salud y aún cuando algo puede ser analizado ello no alcanza para subestimar la objetividad política y técnica de quienes han rechazado el proyecto. Hay que hacer una reforma abordando los puntos críticos del sistema”.

Por ahora, según indicaron algunos congresistas de Cambio Radical, el proyecto se podría volver a presentar en la otra legislatura, luego de recoger un nuevo consenso de todos los sectores.

COLPRENSA

Comentarios