Patrullera narró cómo fue abusada sexualmente al interior de un CAI ¡Desgarrador relato!

Crédito: COLPRENSA / EL NUEVO DÍA
Vándalos habrían sometido a la patrullera al interior de un CAI, donde al parecer la abusaron sexualmente.
PUBLICIDAD

El aberrante caso lo dio a conocer la revista Semana, según este medio de comunicación, los hechos ocurrieron durante el segundo día del Paro Nacional, el pasado 29 de abril.

La patrullera no quiso revelar su nombre, por miedo, ya que ha recibido amenazas, sin embargo, se conoció que la denuncia ya fue instaurada ante la autoridad competente.

La mujer indicó que ese día llegó sobre las 2:00 a.m. al sector conocido como Puerto Rellena, en el sur de Cali, donde se adelantaba una protesta.

Pocos minutos después, inició una batalla campal, donde volaban palos, rocas y demás objetos contundentes, situación que requirió de la presencia del Esmad.

En ese momento, los gases lacrimógenos afectaron a la patrullera, quien además había recibido varios golpes, por ello decidió resguardarse en el CAI Villa del Sur.

Según le relató la mujer a Semana, varias personas intentaban ingresar al lugar y poco después lo lograron, allí empezó su tragedia.

La gente con rencor en sus ojos golpeaba el CAI con piedras, lo incineraban. En cuestión de segundos los manifestantes ingresaron, rompieron vidrios, forzaron la puerta, abrieron y preguntaban por las llaves de las esposas para liberar a los capturados”, relató la uniformada.

Además, añadió que un grupo de hombres encapuchados la tomaron a la fuerza y le exigían que entregara las llaves.

Me decían que hasta que les diera las llaves me dejaban ir. Mis compañeros trataban de tener el control, pero ellos eran más".

Aterrada por lo que estaba sucediendo, la mujer intentó defenderse y liberarse de sus agresores, pero la situación empeoró. 

Uno de ellos se me sube encima, me despoja de mi guerrera (chaqueta del uniforme). Esa persona que estaba encima mío empezó a tocarme todo el cuerpo, a besarme. Tocaba mis partes íntimas mientras me seguía golpeando”, dijo la patrullera a Semana. 

Continúo con su desgarrador relato afirmando que “Dijo que me lo metieran. En ese momento se me pasó por la cabeza que por cuestiones de tiempo no pude hablar con mi mamá, decirle cuanto la amaba”

Sin embargo, la mujer siguió luchando por su vida y finalmente logró escapar, salió a la calle y se subió a un carro que pasaba por allí.

“La persona sin pensarlo abrió la puerta y dijo súbase. Al subirme seguían lanzándole piedras. Le agradezco mucho, por él estoy con vida. Fueron los minutos más amargos”

El conductor del vehículo la auxilió y la llevó a un centro asistencial, donde recibió atención médica.   

Finalmente, la uniformada, indicó que pese al horror al que fue sometida, ama la institución y se siente orgullosa de pertenecer a ella, además añadió que desde su labor como policía puede seguir ayudando a la comunidad.  

 

Redacción Web

Comentarios