Padre de joven atropellada por empresario aseguró que "hay manos sucias” en el caso

Los familiares de las víctimas protestaron a las afueras de la clínica psiquiátrica donde permanece Enrique Vives, quien manejaba la camioneta que los mató.
PUBLICIDAD

Entre lágrimas y gritos de dolor, los padres y familiares de los seis jóvenes que murieron atropellados en Gaira se reunieron para protestar y pedir que se haga justicia frente al caso, que ha causado conmoción en el país.

Luego de que el empresario Enrique Vives Caballero acudiera a la audiencia de imputación de cargos sedado, y luego fuera trasladado hasta la Fundación Santa Marta por el Niño, el hospital psiquiátrico, los familiares temen que el caso se esté dilatando y hayan “manos sucias” interviniendo a favor del presunto responsable.

" Hay manos sucias, como se maneja todo en Colombia (…) Después de lo que pasó, no he dormido nada, aquí llevo casi cinco días sin dormir y mira todo lo que está pasando. Él (Vives) fue trasladado de la URI a la Perfect Body y dije: bueno, está bien. Pero ayer me entero que fue trasladado a la Fusam, ¿con qué fin? Cuando estaba tomando y compartiendo no era loco, pero ahora sí lo quieren declarar loco", expresó Alexander de Lima, papá de Laura Valentina de 17 años, una de las víctimas fatales, a Blu Radio.

El dolido padre añadió que el sujeto estaría recibiendo un trato distinto por tener dinero. "Qué tal que yo, una persona humilde que depende del sueldo mínimo, hubiese ido ebrio en un carro y hubiese atropellado a un hijo de este tipo, ahí sí en tres días me hubiesen condenado a cárcel. Pero como él es de familia pudiente están manipulando todo el proceso", sentenció.

Por último, Lima recalcó que su familia no está buscando dinero ni indemnizaciones, sino cárcel para el responsable de arrebatarle la vida a su hija, que soñaba con ser policía.

Redacción web.

Comentarios