Bolivia: diálogo en medio de huelga y denuncias de conspiración

AFP - EL NUEVO DÍA
Un precario diálogo entre el Gobierno y la Central Obrera Boliviana, COB, la mayor central sindical del país, estaba instalado en medio de un escenario creciente de conflictividad y denuncias acerca de señales de conspiración política.

Los cuatro principales accesos del interior hacia La Paz permanecieron cortados por maestros, mineros y universitarios, que no están involucrados directamente en el problema, hasta que fueron desalojados temporalmente por la policía con gases lacrimógenos.

Una ruta principal de acceso a Cochabamba estuvo también ocupada por trabajadores fabriles en el décimo día de conflicto por mejoras en las rentas de jubilación.

En otras regiones del país los maestros también realizaron cortes esporádicos.

El ministro del Interior, Carlos Romero, informó de la existencia de "cinco puntos de bloqueo en los departamentos de La Paz, Chuquisaca y Potosí".

A pesar del clima de conflicto, el Gobierno y la COB mantuvieron una reunión desde la noche del martes hasta la madrugada del miércoles. El diálogo entró en receso para una valoración técnica de las propuestas de los sindicatos.

"Se ha avanzado en el diálogo en algunos temas, pero las movilizaciones continúan", declaró a la prensa un dirigente de la COB, José Luis Delgado.

"Hemos recibido (de la COB) una serie de ideas que el gobierno se ha comprometido a procesar, lo que lleva su tiempo. Lamentablemente no han presentado ninguna propuesta técnica", corroboró el ministro de Hacienda, Luis Arce, en conferencia de prensa.

Se espera que el diálogo pueda reiniciarse en el transcurso del día.

Romero lamentó en tanto que hayan aparecido "señales muy claras de una movilización que adquiere connotaciones políticas, confrontacionistas y desestabilizadoras".

Entre ellas mencionó las consignas de sectores radicales referidas a la destitución del presidente Evo Morales, la toma física de aeropuertos y los llamados al motín policial por parte de los maestros de tendencia trotskista.

"Estamos en presencia ya no de un movimiento reivindicativo, sino de un movimiento subversivo", advirtió Romero.
Tanto Romero como el comandante de la policía, coronel Alberto Aracena, descartaron versiones de medios respecto de un supuesto motín de la policía.

Sin embargo, imágenes de televisión mostraron que ambas autoridades visitaron de madrugada el centro policial (a media cuadra de la Plaza de Armas) donde en 2011 se sublevaron los policías de base demandando mejoras salariales.

AFP

Comentarios