Trump se roba la atención en debate presidencial de EE.UU.

Tomada  de Internet - el nuevo día
A pesar de la controversia con Donald Trump, a quien muchos consideran la verdadera estrella del debate, expertos dieron como ganador a Marco Rubio.

RESUMEN AGENCIAS

El senador por Florida Marco Rubio emergió como el verdadero ganador del primer gran debate presidencial de las elecciones de 2016 en Estados Unidos pese a que el “show”, como era previsible, corrió a cargo del irreverente magnate Donald Trump.

Los principales medios y analistas del país del Norte dieron como vencedor al joven aspirante de origen cubano por unanimidad: logró presentarse como la sangre nueva que necesita el partido para ilusionar a los votantes y vencer a la favorita demócrata, Hillary Clinton.

Rubio saltó a la palestra nacional como senador en 2010 y dos años más tarde se convirtió en una promesa con su discurso de presentación del candidato republicano de 2012, Mitt Romney, en la convención conservadora.

Sin embargo, Rubio llegó al debate como el séptimo en las encuestas, lejos de los grandes favoritos: Trump, el exgobernador de Florida Jeb Bush y el gobernador de Wisconsin, Scott Walker. Los dos últimos defraudaron en un debate en el que estaban llamados a presentarse como los “presidenciables” frente a la bufonería de Trump, quien se ha adueñado de la campaña con sus exabruptos en el último mes y medio.

No cometieron errores garrafales, pero ni Bush ni Walker lograron destacar entre el extravagante Trump, el combativo senador Rand Paul (Kentucky), el beligerante gobernador Chris Christie (Nueva Jersey), el acertado Rubio y el sólido gobernador John Kasich (Ohio), que jugaba en casa.

El neurocirujano Ben Carson fue junto al senador por Texas Ted Cruz, también de origen cubano, el gran desaparecido de una noche en que, salvo salidas de tono, pasó sin pena ni gloria.

EL NUEVO DÍA

Comentarios