sssss

Tras 12 años en el poder, Raúl Castro deja una Cuba que desafía al futuro

tomada de internet - el nuevo día
Cuando en 2006 Raúl Castro asumió la presidencia de Cuba, en aquel momento de forma temporal para suplir a su hermano Fidel que se encontraba convaleciente de una compleja intervención quirúrgica, el mundo se sorprendió con su potente voz, su temple y firmeza.

Durante dos años se mantuvo en el cargo a petición del fallecido líder revolucionario, y cumplió a cabalidad el difícil tránsito de sustituir a Fidel Castro sin que constituyera una situación traumática para el pueblo cubano.

En 2008 fue electo oficialmente presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, y su labor estuvo centrada en reestructurar el funcionamiento del gobierno para dinamizar la economía local y eliminar viejas prohibiciones en el país. Entre ellas, se permitió a los cubanos hospedarse en hoteles y contratar el servicio de telefonía móvil.

Una de las prioridades de Raúl Castro desde el inicio de su mandato fue incrementar la productividad agrícola en Cuba, por lo que declaró “estratégica” esta tarea en un país donde se importa cerca del 80 % de los alimentos que consume la población.

Otra de las medidas que gozó de gran popularidad fue la ampliación y flexibilización en 2010 del trabajo privado, permitiendo a los ciudadanos laborar en unos 180 oficios.

En el aspecto político, el momento cumbre de la presidencia de Raúl Castro fue el 17 de diciembre de 2014, cuando anunció a los cubanos el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos y el inicio del proceso de normalización de los vínculos tras más de medio siglo de distanciamiento.

Díaz-Canel pilotará el poscastrismo

Miguel Díaz-Canel, el disciplinado pupilo de Raúl Castro, se dispone a entrar en el libro de la historia de Cuba como el primer presidente del poscastrismo, tras una carrera forjada desde la base del Partido Comunista y rodeado de incógnitas sobre cómo pilotará la nueva era que se abre en la isla.

El actual primer vicepresidente encabeza la propuesta de la Comisión de Candidaturas Nacional (CCN) para la conformación del máximo órgano de gobierno del país, el Consejo de Estado, candidatura que será sometida a votación en la Asamblea y cuyo resultado no se conocerá hoy.

El primer presidente de Cuba que en casi 60 años no se apellidará Castro y que no llevará uniforme militar encabezará así el relevo generacional prometido por su antecesor, en una sucesión minuciosamente diseñada y cuyo objetivo es asegurar la supervivencia del sistema socialista cubano.

Perteneciente a una generación que no participó en la lucha de Sierra Maestra, educada en la ortodoxia comunista y cuya juventud sí conoció el socialismo próspero auspiciado por la extinta URSS, Díaz-Canel es un hombre del Partido Comunista (PCC) que ha escalado paso a paso y sin estridencias los peldaños del poder hasta llegar a la cúpula dirigente.

COLPRENSA, BOGOTÁ Y AGENCIAS

Comentarios