El escuadrón

TOMADA DE INTERNET - EL NUEVO DÍA
El presidente republicano protagoniza una serie de desencuentros con cuatro congresistas demócratas.

Cuatro congresistas demócratas progresistas, proclamadas como “El escuadrón”, están enfrascadas en una pelea con el presidente Donald Trump, controversia que ha atraído la atención mediática en Estados Unidos en medio de un creciente clima de campaña electoral.

“Las congresistas demócratas han estado diciendo algunas de las cosas más viles, odiosas y repugnantes que jamás haya dicho un político”; “Gritos horribles anti-Israel, anti-USA, pro-terroristas... mientras los demócratas, petrificados, miran para otro lado” o “No tengo ni un hueso racista en mi cuerpo”.

Son algunos de la seguidilla de tuits que Trump colgó en su red social favorita para arremeter contra “El escuadrón”.

Sus ataques apuntan contra las legisladoras progresistas Ayanna Pressley, Rashida Tlaib, Alexandria Ocasio-Cortez e Ilhan Omar, a quienes les pidió “regresar” a sus países de origen y las tildó de “comunistas”.

La neoyorquina con raíces puertorriqueñas Ocasio-Cortez, Tlaib con padres palestinos y la afroamericana Pressley nacieron en Estados Unidos, mientras que Omar llegó cuando era niña desde una Somalia arrasada por la guerra, pero es naturalizada ciudadana.

Las mujeres, que se estrenaron en el Congreso de ese país en enero pasado, no han tenido pelos en la lengua para acusar a Trump de promover una “agenda nacionalista blanca”, de ser “racista” y “xenófobo”. También son sus fervorosas detractoras de su política migratoria.

Con las elecciones de 2020 en la mira, no cabe duda que Trump está empeñado más que nunca en exacerbar los ánimos raciales para movilizar su base electoral, mayoritariamente blanca, pero igualmente crear divisiones entre sus opositores demócratas.

Lo primero que menciona sobre ellas, David Castrillón, profesor de la Universidad Externado de Colombia, es que representan lo que es la población estadounidense y cómo está cambiando.

“Son jóvenes de contextos diversos y mujeres, seguramente será algo que veamos con más frecuencia”, afirma el experto.

¿Qué explica ese comportamiento misógino del presidente estadounidense?

Para Castrillón, Trump está aprovechando una fragmentación del partido Demócrata que gira en torno a estas mujeres.

En ese orden de ideas, explica que la razón por la cual estas cuatro legisladoras han sobresalido recientemente, no se debe necesariamente a su oposición a la Administración Trump pese a que es una parte importante de su historia, “sino por su oposición a la disposición del liderazgo del partido Demócrata de negociar y conciliar con el gobierno” actual.

Castrillón recuerda en ese sentido, que el escándalo empezó con un voto reciente en la Cámara de Representantes de enviar dinero al Ejecutivo para tratar el tema de migración en la frontera.

Estas cuatro mujeres votaron en contra de su partido, porque no estaban de acuerdo en aprobar un presupuesto que ellas confían que será usado para reprimir y abusar de migrantes, describe el docente del Externado.

 

Ala más progresista

Adicional a ello, recalca que estas mujeres representan un ala del partido Demócrata, que en parte personifican precandidatos como Bernie Sanders y Elizabeth Warren, es decir más socialista y de izquierda, a diferencia de Nancy Pelosi, que encarna el sector más conservador afín al ex vicepresidente y también precandidato Joe Biden.

El analista Andrés Mejía coincide con esta apreciación, asegurando que entre los demócratas, más allá de las divisiones normales y del pluralismo dentro de cualquier partido, parece haber una fractura muy seria entre un sector que se autodenomina progresista y el demócrata más moderado que encabeza Pelosi.

En tanto, en su opinión, el efecto que esto podría tener, o que se ha anticipado, “es que vaya moviendo el discurso del partido Demócrata mucho más a la izquierda”.

Y en vista de que las posiciones de izquierda son electoralmente minoritarias en Estados Unidos, Mejía considera que esto pueda terminar siendo favorable para la reelección de Trump. “A menos que haya un hecho fortuito muy serio en los próximos meses, sobretodo de carácter económico esta casi asegurada”, señala el consulto político, refiriéndose a que en este momento no hay una amenaza seria que le pueda impedir un segundo mandato de Trump en la Casa Blanca.

No solo sobrevive a todos los escándalos, Trump aprovecha hábilmente que el partido Demócrata por causa de esta división interna ha enarbolado un discurso de izquierda.

 

Agenda de Trump

Para Suelen Castiblanco, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle, es claro que parte de esa confrontación con estas cuatro congresistas demócratas está asociada con el posicionamiento de la agenda hiperconservadora que exhibe Trump.

Según ella, el presidente republicano le está apostando “al votante blanco, hombre tradicional que ve con recelo que mujeres puertorriqueñas, con ascendencia palestina o musulmana estén en el Congreso estadounidense”, subraya la experta consultada.

Castiblanco no cree que Pelosi, líder demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes, esté celosa o en contra del poder que tienen estas nuevas congresistas de su partido.

“Lo que se siente es que evidentemente está sucediendo un cambio generacional. Estas nuevas legisladoras tienen otras herramientas con las que Pelosi en su momento no pudo contar, y eso claramente les da un posicionamiento más fuerte”, explica la docente universitaria, quien destaca que estas congresistas que se han la hecho elegir con agenda interseccional, como mujeres de clase trabajadora y migrante, que son distintas a la de la mujer blanca que representa Pelosi. No obstante, dice que bajo ninguna medida están enfrentadas, “porque tienen una agenda común que es competir contra las políticas de Trump”.

ÁNGELA CASTRO ARIZA

Comentarios