El ojo del águila sobre Venezuela

INTERNET - EL NUEVO DÍA
Donald Trump asestó el golpe más duro al gobierno de Nicolás Maduro, desde su llegada a la Casa Blanca. Estados Unidos apuesta por la ‘asfixia’ comercial.

Las últimas sanciones impuestas contra el régimen de Nicolás Maduro, se constituyen en la arremetida más dura del gobierno estadounidense como medida de presión para que abandone el poder en Venezuela.

A través de una orden ejecutiva, firmada por el presidente Donald Trump el pasado 5 de agosto, se congelan los activos, bienes e intereses del gobierno de Maduro, cuya liquidez ya de por sí está diezmada con anteriores sanciones.

Adicionalmente, prohibe las transacciones económicas de empresas norteamericanas y extranjeras con el régimen al que Washington considera “ilegítimo”, “corrupto” y “moribundo”.

Bajo este contexto, la medida que se formaliza como un “embargo” económico, se considera la más dura adoptada por parte de Estados Unidos contra un gobierno occidental en más de 30 años. En el pasado, EE.UU. ya había aplicado restricciones similares a países como Corea del Norte, Siria, Irán y Cuba.

Al referirse al tema, Sebastián Bior, profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Los Andes, opina que este bloqueo que se anunció no es distinto a las sanciones que se han implementando en los últimos cuatro años.

Washington ha aplicado una serie de acciones encaminadas a estrechar el cerco del gobierno de Maduro, entre ellas restringir la comercialización del crudo venezolano de PDVSA -que genera el 90% de las divisas del país- con empresas e individuos estadounidenses; el comercio de oro, así como medidas individuales contra los activos de altos funcionarios chavistas.

 

Mensaje a Rusia y China

Sin embargo, Bior aclara que lo diferente en esta oportunidad, es que se le prohibe a otros países y empresas hacer negocios con el régimen de Maduro, aludiendo a Rusia y China, que se arriesgan a ser sancionados si tienen vínculos con el chavismo.

Los dos países son los principales aliados geopolíticos estratégicos y socios comerciales de Maduro.

Ahora bien, insiste en que para que estas sanciones surtan efecto, Estados Unidos deberá presionar mucho a la hora de aplicar el bloqueo con miras a lograr que empresas rusas y chinas dejen de apoyar a Maduro.

De lo contrario, advierte que terminarían por ayudarlo, en la medida en que su régimen podría decir que estas medidas agravan la crisis interna, como pasó en Cuba, y de esta manera, justificar el desastre económico que vive el país.

Incluso, le ayudarían a aferrarse al poder, opina el docente de Los Andes. Pese a ello, considera que Maduro no tiene intención ni necesidad de dejar el poder, porque cree que puede mantenerse.

 

Presionar negociación

La visión que tiene Ronal Rodríguez, investigador de la Universidad del Rosario, es que en efecto, cuando se habla de sanciones económicas contra países, no es la primera que se implementa, aludiendo a que uno de los casos mas representativos es, sin lugar a dudas, Cuba.

En su opinión, a pesar de todas las dinámicas de bloqueo de Estados Unidos contra la isla impuesto desde 1962, no ha logrado sacar al régimen de los Castro.

“Lo que lleva a decir que las medidas económicas no logran realmente sacar a los dictadores, lo que generan es una presión que los convoca a negociar”, argumenta.

Si bien reconoce que no en todos los casos el resultado es la negociación, porque de hecho regímenes como el de Iraq, Irán, Corea del Norte han sufrido fuertes sanciones, y aun así han logrado permanecer.

En ese orden de ideas, Rodríguez cree que las medidas de Estados Unidos contra Venezuela no van a tener el resultado esperado, es decir la salida de Maduro, pero destaca que sí están teniendo un efecto en la negociación y eso se empieza a notar.

Esto supone es que las sanciones de Trump han obligado al gobierno de Maduro a que tenga que pensar “cómo negociar”, subraya.

Manifiesta en ese sentido, que este momento se está en un espacio de puja en el cual la Asamblea Nacional Constituyente, que es de carácter oficialista, está generando una serie de movimientos que claramente responden a las medidas adoptadas desde Washington: “es parte de la apuesta en el marco de la negociación en Barbados donde los actores tratan de mostrar fuerza”.

No obstante, Rodríguez señala que el régimen de Maduro tiene la posibilidad de seguir en el ejercicio del poder, y en esa línea, hay que tener en cuenta que el deterioro que sufre la población venezolana, va a generar un efecto negativo en Colombia, en lo que respecta a la migración.

 

‘Maduro no cederá’

Andrés Castro, decano e investigador de la Universidad Piloto de Colombia, asegura que con estas medidas Estados Unidos busca ejercer presión contra el gobierno de Nicolás Maduro y restarle margen de maniobra al régimen a través de sus canales de financiamiento; y por otro lado, también están dirigidas a China y Rusia, aliados internacionales de Venezuela.

Para él, las sanciones no tienen incidencia en términos sociales, como congelación de medicamentos y alimentos, sino que buscan impactar directamente al régimen de Maduro.

Su punto de vista es que Maduro no está dispuesto a negociar bajo presión proveniente de otros lados, ni moverse hacia el lado de la democracia, como lo promueve Juan Guaidó, líder opositor y presidente del Parlamento, quien es reconocido por al menos 50 países como el presidente de Venezuela.

De hecho, el gobierno de Trump fue el primero en reconocer a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela en enero pasado.

Además, recalca que Estados Unidos no tiene la intención de permitir la intromisión de China y Rusia en este caso, enviando un claro mensaje de que no tolera que otros gobiernos apoyen el gobierno de Maduro.

 

Cifra

62 mil millones de dólares, aproximadamente, le ha prestado China al régimen de Maduro en 10 años.

 

Dato

A más de 100 funcionarios venezolanos le fue revocada la visa para que no puedan ingresar a territorio estadounidense.

ÁNGELA CASTRO ARIZA

Comentarios