Bolsonaro intentó recuperar apoyo del pueblo en desfile

VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se dio un baño de masas este sábado en el tradicional desfile del Día de la Independencia, que encabezó por primera vez en su condición de jefe de Estado, para intentar recuperar parte de la popularidad perdida en sus ocho meses de Gobierno.

El líder ultraderechista, capitán de la reserva del Ejército, organizó un desfile militar sin precedentes en Brasilia, con lugares para un público récord, mayoritariamente seguidores, y al que invitó a numerosos y conocidos líderes políticos, religiosos y empresariales del país.

La expectativa del Gobierno era reunir a un récord de cerca de 40.000 asistentes en un acto en el que Bolsonaro, capitán de la reserva del Ejército, disputó protagonismo con los militares que desfilaron.

En la tarima presidencial, el líder ultraderechista contó con la compañía de todos los miembros de su Gabinete y de numerosos invitados especiales, principalmente líderes empresariales y religiosos, entre ellos el presentador de televisión Silvio Santos, uno de los más populares del país, y el pastor Edir Macedo, fundador y máximo líder de una popular iglesia evangélica.

En medio de la celebración y aprovechando un momento en que las tropas pararon para observar el desfile aéreo, el jefe de Estado bajó de la tarima y caminó por la Explanada de los Ministerios para acercarse al público, que lo ovacionó.

En los últimos días Bolsonaro se refirió varias veces a su ansiada participación en los actos por el principal festivo patrio y exaltó el nacionalismo en momentos en que, en su opinión, la soberanía de Brasil en la Amazonía es amenazada por países interesados en las riquezas de la mayor selva tropical del mundo.

AGENCIAS BRASILIA

Comentarios