Todos contra Sanders

Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
La carrera demócrata se ha tornado dramática. El ‘resucitado’ Joe Biden y el hasta hace poco favorito Bernie Sanders, quedaron casi igualados en la contienda electoral. La pelea por la nominación promete ser prolongada.
PUBLICIDAD

El Supermartes en Estados Unidos se puede resumir en pocas palabras: Joe Biden o Bernie Sanders; “establishment” o “outsider”; moderación o progresismo.

Biden, ex vicepresidente de Barack Obama, se alzó con victoria en 10 de 14 estados en juego (Maine, Carolina del Norte, Tennessee, Alabama, Virginia, Oklahoma, Arkansas, Minnesota, Massachusetts y la muy codiciada Texas). Este golpe de gracia lo ha catapultado en estas primarias al primer lugar por la nominación demócrata, y sorprende su resurrección política milagrosa, luego de sus fracasos en las tres anteriores primarias.

Sanders, por su parte, triunfó en Utah, Colorado, Vermont (estado natal) y el ‘premio mayor’ de la jornada, California, que entregó 415 delegados. Con estos resultados, todavía le queda oxígeno y le permiten mantenerse vivo en la pugna dentro del partido Demócrata.

Así las cosas, las primarias partidistas se perfilan como un pulso y un duelo cerrado entre dos políticos veteranos con ideologías y visiones diametralmente opuestas, de donde saldrá el rival de Donald Trump en las elecciones presidenciales de noviembre de este año.

“Lo que se avecina es una pelea muy fuerte de todos contra Sanders”, pronostica Hugo Fernando Guerrero, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle.

Para el experto, a partir de ahora, más allá del debate ideológico, la cuestión es contra el “establishment” y agrega, que se decanta una “lucha intergeneracional” que se ve reflejada al interior del partido.

Por un lado, están los progresistas -que lidera Sanders- quienes están apoyados por el voto joven y el voto hispano, mucho más crítico que el voto afroamericano o el voto tradicional moderado demócrata que representa Biden, explica Guerrero.

Igualmente, presagia que se empezará a mover las maquinarias ante el temor que gane un candidato “outsider” dentro del partido Demócrata como lo es Sanders, algo similar a lo que pasó en su momento con Trump, dentro del partido Republicano.

Ahora bien, considera que Sanders no tiene claras las posibilidades de ganar, y dice que lo más seguro, es que los moderados cierren filas para tratar de frenar su ascenso en esta contienda.

En efecto, la salida de Tom Steyer, Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, antes del Supermartes, y su adhesión pública a Biden, fueron determinantes en su éxito. El multimillonario Michael Bloomberg, el gran perdedor de la gran votación de este martes, anunció también ayer su retiro de la carrera demócrata y anunció su apoyo a Sanders.

“En conclusión, el Supermartes fue la reedición de la confrontación de 2016, pero ahora más transversalizada por la presencia de Trump que permite decantar más claro las posiciones de los demócratas”, destaca Guerrero.

Camilo Cruz, docente de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Pontificia de Bucaramanga, considera que “lo que estamos viendo es lo que está opinando la militancia partidaria, que cambia de estado a estado, porque la expectativa en la elección primaria es que sea un voto más radical que el que se da en la elección presidencial”.

Entonces, habrá que esperar cómo se desarrollan las cosas en adelante, si habrá alianzas o se mantendrá la división y mirar qué reacciones van a tener estas campañas internas, para examinar qué tono van a tomar de cara a la Convención del partido en julio próximo.

En su opinión, también es interesante lo que está pasando con Sanders, quien está logrando capturar un voto que no se ha estructurado muy bien, porque ahora empieza a tener un papel político relevante: el voto latino.

David Castrillón, docente investigador de la Universidad Externado de Colombia, observa dos polos claramente demarcados tras el Supermartes, “dos visiones que contrastan claramente y en el caso de Sanders polarizadas frente a la de derecha del presidente Trump”.

Advierte además otro punto a considerar, y es que a pesar de que Biden recibió apoyo de otros de sus contrincantes moderados, “no sabemos si esas personas que los apoyaron se vean identificados con Biden, que representa la política tradicional y no necesariamente anima o moviliza como Buttigieg que es joven y homosexual o a Klobuchar con un récord político importante”.

 

Cifra

1.991 delegados se necesitan para ganar la nominación por el partido Demócrata.

 

Dato

Hasta el momento, 566 delegados suma Joe Biden y 501 obtiene Bernie Sanders.

ÁNGELA CASTRO ARIZA

Comentarios