Autorizan medicamento contra la malaria para prevenir el COVID-19

La Policía española alertó ayer del “envío masivo de correos electrónicos a personal sanitario” que contiene “un virus muy peligroso y malicioso” que pretende “romper todo el sistema informático de los hospitales”.
PUBLICIDAD

Las autoridades indias dieron luz verde ayer a la utilización de la hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria, para prevenir el Coronavirus entre la “población de alto riesgo”, como los trabajadores sanitarios o los que convivan con algún infectado, en un intento por detener el ascenso de casos positivos que ya superan los 400, con un total de siete muertes.

“El Grupo de Trabajo Nacional para el COVID-19, constituido por el Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR), recomienda el uso de hidroxicloroquina para la prevención de la infección” por Coronavirus, informó en un comunicado el ministerio indio de Sanidad.

El secretario adjunto al ministro de Sanidad, Lav Aggarwal, detalló que la hidroxicloroquina, a la que se recurre habitualmente para prevenir la malaria, “se recomienda solo” para los trabajadores sanitarios u otros individuos “que estén tratando a un paciente con COVID-19”.

“Solo ellos podrán tomar esa (medicación) como medida de prevención”, subrayó, enfatizando que no es un tratamiento curativo sino preventivo. La India se suma así a otros países, como Estados Unidos o un ensayo clínico europeo liderado por Francia, que han visto en este medicamento un avance en la lucha contra el Coronavirus.

Según el ICMR, se probó que la hidroxicloroquina “es efectiva contra el Coronavirus en estudios de laboratorio y estudios en vivo (y) su uso se deriva de la evidencia disponible de sus beneficios como tratamiento y está respaldado por datos preclínicos”.

El organismo recomienda que la dosis que tomen las personas a las que les sea prescrito el medicamento sea de 400 gramos dos veces al día y un sólo día a la semana, durante tres o siete semanas.

“La OMS ha comenzado ahora grandes ensayos con esa medicina, (que) ha mostrado beneficios, pero la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, en inglés) aún no lo ha aprobado. El medicamento generalmente se usa para enfermedades autoinmunes, incluida la artritis reumatoide”, explicó Nadeem ur Rehman, consultor del Grupo de Salud privado Medanta.

“Es un medicamento de primera línea y si las personas comienzan a comprarlo en grandes cantidades y lo acaparan (por miedo al Coronavirus), se creará un problema y privará de él a los que lo necesitan”, advirtió.

La medida fue tomada por las autoridades sanitarias en un día en el que el número de casos positivos en el país ascendió a 415, casi el doble que el viernes, y en el que se ha confirmado la séptima muerte relacionada con el COVID-19, según datos del Gobierno indio.

Destacado

Alemania y el Reino Unido dispondrán en los próximos días aviones para repatriar a ciudadanos europeos y británicos desde Argentina y Perú debido a las dificultades  para regresar por el Coronavirus.



Una América latina cada vez más aislada


.

En respuesta al incremento del COVID-19 los países de América Latina implementan medidas para evitar que siga la expansión del virus. Bolivia, que tiene 24 casos confirmados (sin reporte de muertes), anunció que ya aparecieron contagios locales, entró en cuarentena total desde el pasado domingo, lo que se suma al cierre de fronteras, la restricción de los vuelos internacionales y del transporte interdepartamental e interprovincial en el país.

Lo mismo hizo el Gobierno de El Salvador, país que tiene 3 casos confirmados y donde comenzó una cuarentena residencial obligatoria por 30 días. En Argentina, con 225 casos y cuatro personas fallecidas, también se cumple un aislamiento obligatorio y el Gobierno descartó ayer imponer el estado de sitio como medida para garantizar su cumplimiento, aunque evalúa interrumpir los vuelos internacionales especiales.

Chile, por su parte, decretó el pasado domingo un toque de queda desde las 10 de la noche, luego de que en las últimas 24 horas se registraran 95 nuevos casos por COVID-19, lo que eleva el número total de contagiados hasta los 632, con un fallecido.

El Gobierno dominicano, al considerar que el país va rumbo a la fase de transmisión comunitaria del virus, se sumó ayer al cierre de fronteras y de comercios no esenciales en la mayoría de los departamentos de la administración pública y de empresas de servicios de atención telefónica.
Asimismo el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decidió ayer endurecer la cuarentena nacional, mediante un mayor distanciamiento social y la obligatoriedad del uso del tapabocas de cualquier persona mientras salga de su residencia, tras informar que los casos subieron a 77 en las últimas 24 horas.

Caso contrario sigue siendo Nicaragua, donde la población, incluida una sospechosa de tener el virus, continúa denunciando la “inacción” del Gobierno por no decretar ningún tipo de alerta o emergencia por la pandemia, ni ordenar la suspensión de las clases tras confirmarse dos casos del Coronavirus.
En tanto en Brasil, otro Gobierno criticado por minimizar la crisis, el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, defendió el aplazamiento de las elecciones municipales de octubre próximo para evitar que los actos de la campaña faciliten la expansión del Coronavirus en el país.

Y en la capital de México desde ayer se cerraron museos, cines, teatros y eventos en iglesias. México, con 251 contagiados y dos muertes, ha tomado hasta el momento medidas como la suspensión de las actividades escolares en todo el país, el resguardo de las personas en sus casas y la limitación de movimientos y traslados.

Suspenderán contratos 

.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, publicó un decreto que autoriza a las empresas suspender el contrato de sus trabajadores hasta por cuatro meses sin sueldo “para enfrentar los efectos económicos” del Coronavirus y para “preservar empleos”, afirmó este lunes el mandatario.

De acuerdo con el decreto, publicado el pasado domingo, el empresario tendrá el derecho de dejar de pagar al trabajador durante el periodo en el que dure la suspensión contractual, pero “podrá conceder una ayuda compensatoria mensual, sin naturaleza salarial”.

“Es una forma de preservar empleos”, aseguró Bolsonaro ayer en declaraciones a periodistas a las puertas de su residencia oficial.

El jefe de Estado esclareció además que los trabajadores cuyo contrato sea suspendido recibirán ayuda por parte del Gobierno durante los próximos 4 meses, como ya ha sido establecido en otros países.

 

RESUMEN MADRID

Comentarios