“En esta tormenta estamos todos”

La ceremonia sin precedentes en el Vaticano comenzó cuando el papa se dirigió en silencio desde las escaleras de la plaza vaticana hacia el sagrario donde ofreció la homilía.
Crédito: AFP - EL NUEVO DÍA
El Sumo Pontífice ha querido tener un gesto extraordinario, cuando el mundo sufre la expansión del mortal virus a nivel global.
PUBLICIDAD

El papa Francisco impartió ayer una histórica bendición “Urbi et Orbi” -a la ciudad y al mundo- en soledad, desde una plaza de San Pedro del Vaticano totalmente vacía como consecuencia de la emergencia del coronavirus, que ha causado en Italia más de 9.000 fallecidos.

En una plaza desierta, envuelta en silencio y mojada por la lluvia incesante, Jorge Bergoglio regaló a los fieles católicos del mundo una ceremonia inédita, una homilía y una bendición posterior que los creyentes católicos tuvieron que seguir a través de los medios de comunicación.

La Santa Sede ha ordenado el cierre hasta el 3 de abril próximo de la plaza y la basílica de San Pedro, como medida de precaución ante la propagación de esta pandemia, que ha dejado ya al menos cinco casos positivos en el interior del Vaticano.

La bendición “Urbi et Orbi” se imparte habitualmente en tres ocasiones: cuando el papa es elegido sucesor de Pedro, el 25 de diciembre por Navidad y en Pascua.

“Desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido. Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos”, ha dicho el Pontífice al comenzar su especial homilía.

“Nos encontramos asustados y perdidos. Al igual que los discípulos del Evangelio nos sorprendió una tormenta. En esta tormenta estamos todos”, expresó.

La de ayer ha sido una cita de oración universal, que propuso el propio Jorge Bergoglio el pasado domingo tras el rezo del Ángelus y que ha tenido otra característica particular: todos los católicos han tenido la oportunidad de obtener la indulgencia plenaria.

El papa Francisco además dedicó unas palabras a los “médicos, enfermeros, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas” y a todos aquellos “que comprendieron que nadie se salva solo”.

E invitó a toda la humanidad a reflexionar en medio de esta crisis sobre la importancia de la fraternidad y de la solidaridad, frente al individualismo y el egoísmo.

 

Situación mundial

Desde el pasado jueves, Estados Unidos cuenta con el mayor número de contagiados por el coronavirus SARS-CoV-2 en el mundo. Al menos 82.404 casos confirmados; China tiene 81.782 positivos, mientras que Italia alcanza 80.590.

Los casos globales superan el medio millón y ha matado a más de 25.000 personas en todo el mundo, la mayoría de ellas en Europa (17.314). Italia es el país más afectado con 8.165 muertos, seguido de España (4.858) y China (3.292),

Entre tanto, China prohibió desde la medianoche de ayer la entrada de extranjeros al país, aunque tengan visados y permisos de residencia en regla, para reforzar el blindaje del país para evitar una segunda oleada de Covid-19.

 

China y EE.UU. liman diferencias

El presidente de China, Xi Jinping, pidió ayer durante una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Donald Trump, “una respuesta colectiva de la comunidad internacional” para plantar cara a la crisis.

El líder chino definió su gestión de la epidemia como “transparente y responsable”, y añadió que China “no perdió el tiempo” y “compartió inmediatamente la secuencia genética del virus con Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

Trump aseguró tras la llamada que “China ha desarrollado una sólida comprensión del virus” y que los dos países están trabajando “estrechamente juntos”.

La conversación se produce en un momento de fuerte tensión entre las dos potencias: Trump se ha referido al patógeno como “virus chino”, mientras autoridades chinas han promovido la teoría de que soldados estadounidenses introdujeron la enfermedad durante una visita a Wuhan, capital de la provincia de Hubei y cuna del brote.

Las dos potencias también se han sumergido en una carrera frenética para ver quién logra primero una vacuna.

 

Cifra

230 millones de dólares dedica Reino Unido para investigar una vacuna para el Covid-19.

 

Dato

Japón, con 1.399 casos confirmados y 47 muertos, ha tenido mucho éxito en contener la propagación de Covid-19 al enfocarse en grupos de brotes?

 

Dato

El hospital de Padua (Italia) ha utilizado de manera precoz medicamentos contra el VIH y la malaria en sus pacientes con coronavirus, lo que “puede explicar la baja mortalidad” que se registra allí.

RESUMEN ROMA

Comentarios