¿Rebrotes o segunda ola?

Crédito: Agencia - Fotomontaje / VANGUARDIA - EL NUEVO DÍAEl virus ha crecido de manera desigual en cada país. Mientras algunos han superado la curva de contagios, otros se debaten en regresar al confinamiento luego de reportar rebrotes de la enfermedad.
Algunos países de Europa y Asia, que eran vistos como modelos exitosos en la contención del coronavirus, reactivaron la alarma sanitaria a raíz de nuevos focos de contagios.
PUBLICIDAD

En las últimas semanas, el mundo asiste con  preocupación si se está viviendo una segunda ola de  contagios o rebrotes aislados por cuenta de la pandemia del coronavirus en pleno proceso de reapertura.

En Europa, por ejemplo, se han encendido las alarmas, luego de que países como España, Francia y Alemania experimentaran un repunte de infecciones, y han advertido sobre la posibilidad de repetir los confinamientos de la población si la situación epidemiológica se sale de control.

Más allá de la cuestión terminológica, no hay un consenso científico en torno a los factores que permitan hablar de nuevos rebrotes, una segunda ola o varias del virus Sars-CoV-2, que ya supera los 19 millones de casos positivos alrededor del mundo.

Para muchos expertos, el virus simplemente se está propagando en nuevas poblaciones o resurgiendo en lugares que bajaron la guardia de manera prematura.

Así lo considera Carlos Enrique Trillos, epidemiólogo y profesor de la Universidad del Rosario, quien afirma que es precisamente lo que lo que tienen en común estos países, que en su momento fueron estrategias exitosas en el manejo de la Covid-19, caso Japón, Australia o Israel y algunos europeos como España.

Luego de lograr un control del número de casos, flexibilizaron las medidas preventivas y de confinamiento, lo cual se interpretó como una licencia para actuar sin precaución, comenta.

 Si bien la apertura de centros educativos, empresas y comercios, es lo que se debe hacer porque no puede haber cuarentenas indefinidas, Trillos asegura que hay que recordar que el virus aún circula en la población con personas susceptibles. “Muchos se relajaron con el verano... el efecto fue que dejaron de usar tapabocas, rompieron las normas como el distanciamiento social, especialmente los jóvenes”, agrega.

Tan solo en España, se habla de al menos 580 brotes activos de Covid-19 con unas 6.900 personas contagiadas.

Lo que muestran las estadísticas es que cuando las personas se relajan o se descuidan, se incrementan los casos, recalca el epidemiólogo.

En su opinión, “la pandemia ha cambiado nuestra forma de  vivir, de trabajar, estudiar, de socializar e incluso, de compartir en espacios públicos”.

 

Sigue circulando

En el caso concreto de los rebrotes, Laura Andrea Rodríguez, doctora en Epidemiología y profesora de la Universidad Industrial de Santander, UIS, explica que el hecho de que haya pasado ese pico inicial de la pandemia en algunos países, no quiere decir que el virus haya desaparecido de la circulación de esos países.

“Puede continuar circulando o se haya reintroducido en el momento en que reabren actividades o fronteras”, sostiene.

La experta pone el foco en que en el primer momento en que surge la Covid-19, se tomaron las medidas de control, entonces no toda la población se infectó y al final, en muchos países donde se esperaban picos tan altos como en España donde se enferma una gran parte de la población, hay zonas donde los contagios fueron el 10%. Eso quiere decir que el otro 90% es susceptible, es decir, está en riesgo de adquirirla.

El otro punto, anota en ese sentido la doctora Rodríguez, es que existe siempre un riesgo de un posible rebrote en la medida en que vuelva a ser activa la circulación del virus en un lugar y, a que existan personas susceptibles (adultos mayores o con enfermedades base).

 

No bajar la guardia

La viróloga Fernanda Gutiérrez resume los rebrotes de la pandemia a la falta de cuidado por parte de la población y, hasta que no se tenga el virus completamentre controlado, y con esto, se refiere a erradicado o con vacuna, no hay que bajar la guardia. Por esta razón, considera necesario seguir usando con tapabocas y respetar las medidas de bioseguridad.

En definitiva, el virus puede que baje, pero la experta aclara que no va a desaparecer. “Estamos pasando de un comportamiento pandémico a un comportamiento endémico”, subraya la experta, y  eso quiere decir que el virus se va a quedar por un buen tiempo.

 

Dato

Una discoteca en República Checa es origen de un brote en ese país: se identificaron 98 contagios entre las personas que estuvieron ahí, incluidos futbolistas locales.

ÁNGELA CASTRO ARIZA

Comentarios