Una santandereana es la mano derecha de Joe Biden

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA.
Annette Joan Taddeo nació hace 53 años en Barrancabermeja, Santander. Es hija de Anthony Taddeo, un piloto estadounidense que llegó a Colombia en los 70’s para entrenar pilotos de helicóptero; su madre, la santandereana Elizabeth Taddeo Lizarazo, fue la principal razón por la que su padre decidió arraigarse en Santander.
PUBLICIDAD

Estudió en el Colegio Panamericano y vivió toda su infancia en el barrio Los Cedros, al oriente de Bucaramanga. Extraña la comida, el clima, sus amigos y su familia. Viene cada vez que puede y le encanta subir a la Mesa de Los Santos para disfrutar de los hermosos paisajes de Santander.

Cuando tenía 17 años, las Farc secuestraron a su padre. “Un día estaba comprando los uniformes para el colegio y al otro día estaba en un avión con destino a Alabama”, dijo Annette. Anthony usó su experticia como militar y logró fugarse. Eso desató la salida de él y su familia de un país que vivía su época más oscura.

Han pasado 36 años y luego de muchos cambios, estudios, luchas y dos elecciones fallidas, Annette ha comenzado a ver los frutos de tantos esfuerzos. En 2018, resultó elegida como senadora de los Estados Unidos por el estado de La Florida, en unas elecciones en la que la tildaron como simpatizante de las Farc porque su partido, el Demócrata, apoyó el proceso de paz. Nadie sabía lo que su familia había sufrido.

Con las presidenciales en la mira el próximo 3 de noviembre, Joe Biden, favorito de las encuestas para quedarse con el cargo más influyente del mundo, la convirtió en su mano derecha en La Florida, uno de los estados más importantes para derrotar a Donald Trump.

Vanguardia habló con Annette sobre su pasado en Santander y el reto de ser la ficha clave de Biden con los votantes latinos en Estados Unidos.

 

- ¿Es Biden socialista o comunista como lo señala Trump?

“¡Es ridículo! Biden compitió en las primarias con alguien que se llama así mismo social-demócrata. Siempre ha sido criticado por ser muy de centro y capitalista. Ya nadie se come el cuento, todos los conocemos”.

- Usted fue señalada en la campaña al Senado como simpatizante de las Farc. ¿Qué sucedió?

“La lógica era que como el presidente Obama había apoyado el proceso de paz, y yo había apoyado a Obama, entonces todos nosotros éramos simpatizantes de las Farc, lo cual es la cosa más ridícula del mundo. Mi madre salió a una emisora a contar lo que nos había sucedido en Colombia. Habló del secuestro de mi padre y cómo las Farc se tomaron nuestra finca en Puente Sogamoso. Nos dolieron mucho esos señalamientos”.

 

- ¿Qué cree que sucedería si gana Trump?

“Yo estoy muy preocupada. Si eso sucede no vamos a tener la democracia a la que estamos acostumbrados. Trump está dispuesto a usar las Fuerzas Armadas, ha dicho que no quiere entregar el poder, busca manipular las cortes para mantenerse en la presidencia. Sabe muy bien que para no terminar en la cárcel tiene que ganar. Las cosas se han hecho tan mal, que hasta los rusos y los talibanes quieren que Trump siga en la presidencia”.

 

- ¿Cuál será el rol de Colombia en un eventual gobierno Biden?

“Importantísimo. Colombia les ha abierto las puertas a los venezolanos, a pesar de no tener los recursos para apoyar la situación. Nosotros como Gobierno debemos apoyar más a Colombia y continuar trabajando de forma bipartidista para traer la democracia a sus países vecinos”.

 

- ¿Cree usted que el voto colombiano es relevante en Estados Unidos?

“¡Muy relevante! Somos la segunda unidad más grande en el sur de la Florida, después de la cubana. Hay cerca de 250 mil colombianos habilitados para votar. Y la Florida es muy importante en la definición por las elecciones”.

 

- Se habla de que el voto latino es Demócrata por naturaleza. ¿Cómo es el voto colombiano?

“Históricamente la mayoría de los hispanos son demócratas. En la Florida, el voto cubano-americano ha sido tradicionalmente republicano. Sin embargo, muchos colombianos son lo que llamamos de ‘no partido’ y aunque tienden a votar demócrata, son más flexibles y ahí está la lucha por ese voto independiente”.

 

- Aunque no se discute la importancia del voto latino, al final siempre hay ausentismo de los hispanos. ¿Cómo combatirlo?

“El presidente Trump ha lanzado una serie de infamias, señalando a Biden de comunista y de socialista, cosas ridículas. Nuestra campaña está enfocada en combatir esas mentiras y es la forma de convencer a los latinos para que salgan a votar”.

 

- Se dice que el que gana en la Florida, gana las elecciones en Estados Unidos. ¿Esto es verdad?

“La Florida es un estado clave para los Republicanos. Ellos necesitan ganar allí para tener los 270 votos electorales que les faltan para obtener la presidencia. Los Demócratas no lo requieren porque tenemos estados muy grandes en los que casi siempre se gana como en Nueva York y California. Por eso la importancia de ganar ahí”.

 

- En los últimos días Trump y Duque han cruzado varios mensajes. ¿Usted cree que eso es positivo para Colombia o es preferible que Duque se mantenga al margen?

“Yo conociendo a Biden y sabiendo de su amor por el pueblo colombiano, sé que lo va a seguir viendo como el aliado más importante de todo Suramérica. Es muy importante mantener el bipartidismo con respecto a Colombia. Sin embargo, no importa si es un presidente o un senador, me parece muy peligroso que se metan en la campaña de los Estados Unidos”.

 

- Usted en los últimos días le pidió al senador Gustavo Petro que no se pronunciara sobre apoyos a la campaña de Biden. ¿Por qué?

“Hay ciertos políticos que quieren dárselas de importante. Si realmente amas a Colombia debes preocuparte por el bienestar de todos los colombianos y no por subirte el perfil en los Estados Unidos. No se metan en una cosa que estamos decidiendo nosotros acá”.

 

- ¿Cuál es la posición de un futuro gobierno de Biden con el proceso de paz en Colombia?

“Así como le pido a los políticos de allá que no se metan en nuestras decisiones, los colombianos deben decidir su propio rumbo. Obviamente, como colombiana soy muy cercana a la situación de allá, pero por mi puesto tengo que entender que es el pueblo colombiano el que va a decidir su futuro”.

 

- ¿Cómo se ven las movilizaciones sociales en Colombia desde los Estados Unidos?

“No copien lo peor de nosotros. Hay mucha polarización. Hay políticos que se aprovechan de las divisiones para sembrar odio. Nosotros tenemos mucho trabajo aquí en los Estados Unidos para ayudar a unir a los colombianos. Hay que unir los dos partidos para sacar adelante a Colombia”.

 

¿Viene a Colombia seguido?

“Sí, cada vez que puedo trato de ir a visitar a mi familia y a mis amigos”.

 

¿Cómo era su vida en Santander?

“Yo vivía en Los Cedros y estudiaba en el colegio Panamericano, donde mi padre era muy activo en la junta directiva. Allí me gradué. Tengo muchas memorias muy lindas de las amistades y de salir al barrio a jugar”.

 

- ¿Cómo fue el secuestro de su padre?

“Casi nunca hablamos de eso por miedo. Lo que sí sé es que un día estaba comprando los uniformes para el colegio y al otro día estaba en un avión con destino a Alabama. Mi padre, como buen militar, les hizo un truco y se pudo escapar. Eso causaba mucho más peligro por ser hijos de él y decidieron que era momento de salir de Colombia. De lo contrario, mi padre nunca se hubiera ido”.

 

- ¿Cómo fue ese cambio?

“Yo sabía que iba a estudiar en Estados Unidos, pero fue durísimo. Me cambió la vida, el novio se quedó allá y bueno el resto es historia. Después de graduarme de la universidad como administradora, fundé una empresa de traducciones en 240 idiomas, que la tengo hace ya 23 años”.

 

- ¿Qué extraña de Bucaramanga?

“El calor de su gente es lo que más extraño. Me hace falta la comida, el clima que es delicioso, las fiestas, la parranda. Tengo muchos familiares y amigos como a Jorge Figueroa Clausen a los que trato de visitar cada vez que puedo”.

 

- ¿Cómo ve en la actualidad a Bucaramanga?

“Lo veo muy grande y mucho más caliente. Se han perdido muchas zonas verdes y hay más tráfico. Pero hay zonas muy lindas como la Mesa de Los Santos donde todo es más tranquilo”.

BUCARAMANGA (Vanguardia)

Comentarios