¿Qué le espera a Colombia con Biden en la Casa Blanca?

Crédito: Fotomontaje / VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
Joe Biden será más proclive al multilateralismo en la región y se apartará de la posición nacionalista de su antecesor Donald Trump. La relación con Colombia se mantendrá con un enfoque bipartidista, aunque con énfasis en derechos humanos y paz.
PUBLICIDAD

Con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca no se esperan cambios drásticos en la relación de  Estados Unidos con Colombia, si bien se profundizará la agenda en temas sensibles como drogas, derechos humanos, corrupción, medio ambiente y acuerdo de paz.

El carácter bipartidista de  la relación entre ambos países, ha permitido al Gobierno colombiano trabajar de la mano  tanto con el partido Demócrata como con el Republicano, y por ello, el vínculo binacional seguirá siendo fuerte.

“A los uribistas no tanto les convendrá (Biden), pero se acomodarán. Nuestra política ha sido siempre bipartidista”, opina Rubén Sánchez, profesor de la Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.

Desde su punto de vista, el cambio de mando en EE.UU. traerá algunos cambios, entre ellos, mayor preocupación por el medio ambiente y por el respeto a los derechos humanos, especialmente la condena a los asesinatos de líderes sociales.

Entre el 1 de enero y el 17 de noviembre de este año han sido asesinados 226 líderes sociales y defensores de derechos humanos en 112 municipios.

A la par, otro tema que suscita polémica es la aspersión de glifosato, herbicida considerado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud, OMS.

Al respecto, Sánchez señala que Biden se ha mostrado en desacuerdo con  este método para combatir los cultivos ilícitos que lleva más de 25 años en el país, lo cual podría generar ciertas fricciones con el gobierno de Iván Duque. 

Hay que recordar que Colombia es el principal cultivador mundial de hoja de coca, con 169.000 hectáreas sembradas en 2018 y un potencial para producir 1.120 toneladas de cocaína, según Naciones Unidas.

Ahora bien, Sánchez igualmente aclara que el manejo de estos temas en la agenda binacional dependerán también de quién nombre Biden como secretario (a) de Estado y como asesor(a) de Seguridad  Nacional.

 

Cooperación y no subordinación

Será una “relación de cooperación y no de subordinación”, como lo contemplaba Donald Trump, resume Carlos Andrés Pérez, investigador de la Escuela de Política y Estudios Globales John W. McCormack de la Universidad de Massachusetts en Boston (EE.UU.).

En Colombia, apunta,  hay una gran expectativa, especialmente en lo que atañe a aspectos que se venían trabajando en la agenda antes de la llegada de Trump, es decir temas puntuales como acuerdo de paz y cooperación en materia de droga que se retomarán.

“Puede haber un viraje interesante en cómo los demócratas abordarán, no solo la  lucha contra las drogas, sino el trasfondo político y económico que hay detrás”, plantea Pérez.

Los derechos humanos y líderes sociales siempre han estado en la agenda demócrata, subraya el investigador, quien explica que son temas correlacionados con la cooperación binacional.

En ese sentido, no descarta una mayor presión por parte del nuevo Gobierno estadounidense, un mayor control para que se esclarezcan los asesinatos, lo cual  llevará al Gobierno colombiano a tomar cartas en el asunto decididamente.

De hecho, Pérez advierte un impacto importante que puede afectar la relación comercial entre los dos países, si el presidente Duque hace caso omiso a esta problemática.

Los demócratas han sido muy sensibles con el tema de Colombia, en lo que concierne a los compromisos derivados de los acuerdos de paz.

Entonces, no solo habrá presión, sino monitoreo y vigilancia a estos pactos, que pueden repercutir en las relaciones internacionales de Colombia y en los acuerdos bilaterales, particularmente en el tema comercial, por ende será interesante este viraje en Estados Unidos que puede tener consecuencias tanto positivas como negativas.

Otro tópico importante  con el cambio de gobierno  en EE.UU., que podría tener efectos en Colombia, es la retoma de los acuerdos ambientales a los que EE.UU. se había comprometido antes de la llegada de Trump y eso apunta a una cooperación en materia de medio ambiente y cambio climático, donde el país y la región juegan un papel importante sobre todo por la situación en la Amazonia.

 

Relación con América Latina

El docente universitario Rubén Sánchez explica que Joe Biden conoce bastante bien América Latina y si se toma como punto de referencia lo que fue la política exterior del presidente Barack Obama de quien fue su vicepresidente, se puede deducir que, con respecto a las relaciones de la región con Donald Trump, “habrá un cambio de estilo y de forma, lo que no quiere decir que haya cambios profundos. América Latina no es hoy una prioridad para EE.UU.”.

En esa línea, subraya que mantendrá las sanciones hacia Venezuela, aunque como “herramienta estratégica, es decir, como moneda de cambio para una negociación conjunta con algunos países europeos para forzar el retiro de (Nicolás) Maduro”.

También se prevén cambios en la política migratoria interna estadounidense que tendrá un impacto directo y positivo en la región, en la medida en que se flexibilizarán las condiciones para millones de migrantes, muchos de ellos latinoamericanos que envían remesas a sus países de origen, agrega el investigador Carlos Andrés Pérez.

 

DATO

Joe Biden fue uno de los que originó el Plan Colombia, en 1999.

 

DATO

Cuando fue vicepresidente durante ocho años, Joe Biden visitó 16 veces América Latina, más que ningún otro en EE.UU.

 

CIFRA:

3% de los empleos en Colombia genera la economía de EE.UU. y compra el 30% de las exportaciones nacionales.

 

ÁNGELA CASTRO ARIZA

Comentarios