Un duro empalme inicia en la Casa Blanca

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA Según informes de los medios, Joe Biden derrotó al presidente Donald Trump en las elecciones presidenciales para convertirse en el 46 ° presidente de Estados Unidos.
El presidente y hoy candidato perdedor en los comicios estadounidenses, Donald Trump, ya lo había anunciado: la que viene no será una transición fácil hasta que el 20 de enero el vencedor, Joe Biden, se posesione como presidente.
PUBLICIDAD

En septiembre, cuando en una reunión con fiscales de varios Estados le preguntaron a Trump si se comprometía con una entrega tranquila del poder, evadió una respuesta clara. “Tendremos que ver qué pasa”, dijo. Ahora, con acciones legales interpuestas por su campaña contra los resultados electorales en al menos cinco Estados, ese vaticinio parece cumplirse.

Despidos en el gabinete, barreras de acceso a información crucial para el equipo del mandatario electo y muchos intentos jurídicos para revertir los resultados, con pocas probabilidades de éxito, son los ingredientes que avizoran analistas para los próximos dos meses en Estados Unidos.

El país está alerta. El jueves, cuando Biden tomó la delantera en Pensilvania, Estado que terminó definiendo su victoria, el Servicio Secreto aumentó el número de agentes asignados a su protección. Según informó ‘The Washington Post’, la decisión se tomó de manera preventiva y no porque exista una amenaza inminente contra el presidente electo.

Expertos explicaron que es posible que surjan protestas y brotes de violencia espontánea, pero que en un país como Estados Unidos, en el que los servicios de inteligencia funcionan bien, no se espera un levantamiento que ponga en riesgo la integridad del presidente electo.

Jairo Mejía, analista político en Washington para EFE Noticias, recordó el discurso que un Trump de semblante derrotado ofreció en televisión en la noche del jueves, en el que acusó a los demócratas de usar el voto por correo como estrategia en una elección en la que nunca creyeron poder ganar. “Es claro que Trump no aceptará los resultados y se apoyará en el Tribunal Supremo en una serie de litigios que ya empezó a interponer. La duda que resta es qué hará si se queda sin base legal para rebatir el resultado electoral”.

Al respecto, el investigador de Sistemas Internacionales de la Universidad Externado, David Castrillón, explica que “normalmente desde antes de la elección, pero sobre todo cuando ya un candidato concede y admite que el otro candidato ganó, empieza el trabajo muy importante de la transición. En este, los equipos del candidato y del presidente comparten información, sobre todo información clasificada, inteligencia que puede ser útil para el presidente y su equipo desde el primer día. En este caso precisamente por esas luchas legales y por la misma personalidad de Trump este proceso de transición va a ser más lento y tal vez menos integrado”.

Castrillón advierte que “la fecha en la que hay que tener los ojos puestos es el 14 de diciembre, cuando finalmente votan los delegados al Colegio Electoral. Entonces yo pensaría que el proceso de transición no se dará hasta que finalmente eso ocurra y con ese voto ya la carrera esté terminada. Eso significa que ese empalme, si es que se da, será mucho más corto, de cerca de un mes y eso hará que un nuevo presidente Biden no entre con todas las herramientas y el conocimiento a su disposición”.

 

Sin reconocer la derrota

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue atrincherado en su acusación, sin evidencia, de “fraude” electoral y regresó este domingo a su club de golf privado de Sterling, Virginia sin reconocer su derrota en las elecciones del martes pasado, mientras el ya mandatario electo, Joe Biden, lanzó su equipo de transición.

Sordo a las celebraciones que se prolongaron hasta la noche en Washington, y que se concentraron en frente a la plaza donde se encuentra la Casa Blanca en el centro de la capital estadounidense, Trump volvió a salir pronto por la mañana hacia su club de golf.

Históricamente, una vez que los medios de comunicación proyectan el resultado definitivo en las elecciones de EE.UU., al cabo de unas horas, el derrotado suele llamar al candidato victorioso para felicitarlo. No obstante, parece que Trump, quien se ha caracterizado por su rechazo a las tradiciones políticas, no tiene previsto reconocer la derrota en el corto plazo.

 

DATO

“Varios republicanos” del Congreso se han puesto en contacto con el presidente electo, pero nadie del círculo cercano de Trump, informó una de las asesoras de Biden.

 

DATO

Biden y Harris se convirtieron el sábado en presidente y vicepresidenta electos de EE.UU., tras cuatro días de escrutinio.

COLPRENSA

Comentarios