¿Cómo manejará Biden una pandemia fuera de control?

Crédito: EFE - EL NUEVO DÍA
Una de las principales tareas que tendrá que emprender el futuro presidente estadounidense Joe Biden es combatir la pandemia del coronavirus basada en la evidencia científica, un cambio radical frente a la postura de Donald Trump.
PUBLICIDAD

Con una dramática cifra récord de 140.000 contagios diarios y más de 240.000 muertes, Estados Unidos es el país como ningún otro en el mundo que está pagando el costo más alto de la pandemia de Covid-19.  Solo es el 4% de la población mundial y representa el 25% de los casos y muertes  por el coronavirus a nivel global.

Y para cuando el demócrata Joe Biden asuma la Presidencia de EE.UU. el 20 de enero próximo, las proyecciones apuntan a que habrá más de 372.000 muertes, según el prestigioso modelo del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

El presidente electo es consciente que hay mucho trabajo por delante con la pandemia, una de sus prioridades de gobierno. Ya tomó la primera decisión: conformar un equipo de expertos de alto nivel para enfrentar el Covid-19.

Además, ayer nombró a su veterano asesor Ron Klain, un fuerte crítico de la gestión de la pandemia por la administración de Donald Trump, como su próximo jefe de gabinete.

Es un hecho que su llegada a la Casa Blanca marcará una gran diferencia y un nuevo derrotero en la manera como se venía manejando la pandemia por el gobierno de Trump, quien pese a haberse contagiado del virus, siempre ha minimizado la gravedad de la enfermedad y ha puesto en entredicho las recomendaciones científicas.

Para empezar, Biden ordenará el uso del tapabocas en todo el país, con el visto bueno de los gobernadores y los alcaldes de los 50 estados, en contraste con la actitud de Trump que se negó a usar mascarilla en público durante meses, e incluso llegó a burlarse de su rival demócrata por utilizarla.

Otras medidas contempladas en su plan de choque serán garantizar el acceso gratuito a los tests y resolver los problemas con los equipos de protección individual del personal médico.

A juicio de Carlos Arias, docente de la Maestría en Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia, el enfoque de Biden con respecto a la pandemia es una consecuencia lógica de una posición ideológica y política completamente diferente que fue parte de la oferta de campaña.

Igualmente está “asociada al simbolismo que manejó la campaña en toda la unión americana y era utilizar el tapabocas como primera herramienta de prevención en contra del virus, y dos, plantear una salida científica para mitigar los impactos del contagio”, explica Arias.

También se refiere a la postura del partido Demócrata de “privilegiar el sentido común y la salud en paralelo a las necesidades económicas del pueblo norteamericano”.

En definitiva, señala que el desafío de Biden es el mismo de todos los presidentes en el mundo, es decir una pandemia y la crisis generada por este virus, que seguramente no será el último.

Olga Zozaya, una colombiana nacionalizada estadounidense que vive en California, uno de los estados más castigados por el Covid-19, opina que con Biden  habrá un gobierno que estará más centrado en la ciencia a diferencia de Trump, que permitió que la pandemia actualmente se encuentre disparada.

“Es que aquí en muchos estados es sugerencia usar la mascarilla”, comenta este docente, quien admite que hay mucha incertidumbre por la parte financiera, pues ella estuvo desempleada dos meses y medio, y teme con el actual repunte del virus, vuelvan a cerrar las empresas.

El desafío para el nuevo gobierno  demócrata es grande, considera Ángelo Flórez, profesor de la  Universidad del Rosario, al argumentar que las cifras del virus no han bajado y por el contrario van en alza, así que se necesita un giro en la lucha contra la pandemia, y Biden ha prometido hacerlo.

“Es un cambio fundamental y es muy prudente hacer eso”, insiste Flórez, aunque ve complicado el tema del uso de la mascarilla obligatorio en todo el país, porque recuerda que EE.UU. es un país federal, y los estados se regulan ellos mismos.

 

Destacado

En estados republicanos no se utiliza el tapabocas, mientras que en otros como Washington es obligatorio.

ÁNGELA CASTRO ARIZA

Comentarios