Ni el Covid-19 le dio ‘respiro’ al cambio climático

La crisis climática no se detuvo en tiempos de pandemia. Desde 2015 se han batido récords de calentamiento global, y este 2020 no es la excepción.
PUBLICIDAD

A pesar de la pandemia de Covid-19, el cambio climático avanza implacablemente alrededor del planeta: temperaturas extremas, incendios, inundaciones, sequías, pobreza y hambre. Y el panorama tiende a empeorar.

La temperatura está en escala récord y sigue aumentado; las emisiones de gases contaminantes, que se redujeron sutilmente como consecuencia del confinamiento, ya están regresando a los niveles previos a la pandemia.

El mundo necesita disminuir la producción de combustibles fósiles en un 6% por año para limitar el calentamiento global a 1,5°C. Y en términos de biodiversidad, un millón de especies están en peligro de extinción.

Esto, sin contar que es muy probable que 2020 sea uno de los tres años más cálidos de los que se tiene registro a nivel mundial.

Este año se recordará, además, por la grave sequía en vastas regiones de Suramérica así como por los devastadores incendios forestales en los humedales del Pantanal en Brasil, la costa oeste de Estados Unidos, Siberia y Australia.

Mientras que el número de huracanes tropicales fue superior a la media, con 96 ciclones registrados en la temporada de 2020 en el hemisferio norte y la de 2019-2020 en el hemisferio sur. La idea de que los meses de confinamiento por la crisis de la Covid-19 significó un ‘respiro’ para el medio ambiente duró poco. Carlos Fonseca, geógrafo y docente de la Universidad Nacional de Colombia, afirma que la pandemia solo disminuyó temporalmente la velocidad del cambio climático.

Lo mismo opina Iván Darío Porras, docente de la UIS, quien señala que el cambio climático es un problema estructural que no se estancará con un año de pandemia, pues tan pronto se reactive la apertura económica, seguirá el mismo ritmo o mayor.

ÁNGELA CASTRO ARIZA

Comentarios