Piden a Biden convertirse en el “presidente climático”

Crédito: Efe / El Nuevo Día.
Ban Ki-moon pidió aprovechar esta crisis para “acelerar la implementación” del Acuerdo de París, con la introducción de planes para la adaptación a un clima cambiante.
PUBLICIDAD

Una carta firmada por 153 líderes mundiales y publicada ayer en el New York Times alienta al demócrata Joe Biden, que asumió el miércoles pasado como nuevo inquilino de la Casa Blanca, a convertirse en el “presidente climático”, ejerciendo su “liderazgo audaz” en la actual “urgencia” ambiental.

“Puede transformar los sistemas energéticos del mundo de combustibles fósiles a energía limpia, al mismo tiempo que crea una abundancia de empleos, reduce la contaminación y aborda la desigualdad económica, racial y de salud en el proceso”, escribieron.

Los firmantes son funcionarios públicos, directivos empresariales, activistas de organizaciones ambientalistas y otras figuras públicas.

Entre ellos están el presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Salud y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, Pascal Canfin; los diputados español Javier López Fernández e italiano Sandro Gozi; la ministra de Defensa de la República de Macedonia del Norte, Radmila Shekerinska Jankovska, y presidente del Foro de la Paz de París, Pascal Lamy.

“Puede ser recordado como el ‘presidente climático’ que salvó a la humanidad cuando estaba al borde del precipicio”, señalan en un anuncio de página entera en el diario de Nueva York.

Otros firmantes son Felipe Benítez, director de Corazón Latino; Isaías Hernández, creador de QueerBrownVegan; Mark Magaña, presidente de GreenLatinos, y  Alexandria Villaseñor, fundadora de Earth Uprising.

La carta llega después de que Biden tomara una serie de acciones en su primer día en el cargo, incluida la reincorporación al acuerdo climático de París, destinado a restablecer el liderazgo climático estadounidense y avanzar en la transición del país a una economía de energía limpia.

“La elección de asumir un liderazgo audaz nos permitirá reconstruir mejor y avanzar hacia un nuevo mundo que podemos crear juntos”, dicen los líderes.

Biden revirtió la decisión del expresidente republicano Donald Trump de sacar a Estados Unidos, el segundo país que más contamina el planeta, del Acuerdo de París contra el cambio climático, que se hizo efectiva el pasado noviembre.

Los firmantes de la carta celebran que al reincorporarse al Acuerdo de París desde el primer día, el demócrata “ha movido a Estados Unidos en la dirección correcta. Pero, como ha dicho, simplemente no es suficiente y debemos hacer todo lo que podamos”, precisan.

Los firmantes también incluyen a exlíderes de Kenia y Chile, así como a funcionarios y exfuncionarios de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Australia, Antigua y Barbuda, Brasil, Países Bajos, Italia, Macedonia del Norte y España.

 

ONU celebra 

El ex secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, celebró que Estados Unidos vuelva a ser parte del Acuerdo de París contra el cambio climático, que el expresidente Donald Trump abandonó por orden ejecutiva en noviembre, y alertó de que “ningún país, por muy poderoso que sea” podrá luchar “solo” contra un problema global.

Para Ban Ki-moon, la vuelta estadounidense es un “momento histórico” para la lucha contra el cambio climático, un gesto que se materializó este miércoles con la firma del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, de una orden ejecutiva para reafirmar su compromiso con ese tratado firmado en la capital francesa en 2016.

 

Cumbre de adaptación al clima 

Las conferencias en el marco de la CAS debatirán entre hoy y mañana soluciones prácticas que puedan aplicarse hasta 2030 para que los ciudadanos y el planeta se adapten a los efectos de la emergencia climática, lo que tendrá en cuenta la gestión de lluvias torrenciales, sequías, olas de calor y el aumento del nivel del mar.

Durante dos días, jefes de Estado y Gobierno, junto a expertos en cuestiones climáticas, discutirán cómo las ciudades pueden ser más resilientes al cambio climático, con cuestiones como la preparación de la agricultura para que se anticipe a las sequías, y la aceleración de la protección costera para que siga el ritmo del aumento del nivel del mar.

 
Efe

Comentarios