Portugal despenaliza la eutanasia

Crédito: Efe / El Nuevo Día.
Portugal se convirtió ayer en el séptimo país del mundo en aprobar la despenalización de la eutanasia después de que el Parlamento diera luz verde a un proyecto de ley que debe ser sancionado ahora por el presidente, Marcelo Rebelo de Sousa.
PUBLICIDAD

Aprobada por 136 votos a favor, 78 en contra y cuatro abstenciones, es una ley “totalmente plural, que respeta a quien escoge el día de su muerte con la ayuda de terceras personas”, según Isabel Moreira, diputada de gobernante Partido Socialista (PS).

Portugal se suma así a una lista en la que se encuentran ya España, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Canadá y Colombia.

La propuesta salió adelante, tras un año de tramite parlamentario, con el apoyo de los grupos de izquierda, con el rechazo de la derecha, y en medio de un tenso debate sobre la idoneidad del momento, cuando el país europeo está azotado por una ola descontrolada de la pandemia de coronavirus que ayer dejó 278 muertos.

 

Contexto de pandemia

No es un contexto adecuado, porque una persona cada cinco minutos en este país a consecuencia de la Covid-19.

Tanto socialistas como el Partido Social Demócrata (PSD), de centroderecha y principal fuerza de la oposición, dieron libertad de voto a sus diputados.

En el caso del PS, todos votaron a favor salvo 11 (9 en contra y dos abstenciones), mientras que en las filas del PSD, 56 rechazaron la medida, dos se abstuvieron y 14 la apoyaron.

La norma establece que el solicitante de muerte asistida debe ser mayor de edad, sin problemas mentales y en situación de sufrimiento “duradero e insoportable”.

Además de tener una enfermedad o lesión incurable, la decisión final será evaluada por un comité de expertos y solo podrá practicarse en el Sistema Nacional de Salud. 

La iniciativa provocó una gran polémica entre la sociedad portuguesa, de mayoría católica, que se vio reflejada ayer en la sesión parlamentaria.

El Partido Comunista apoyó la propuesta porque supone la comprensión de una situación límite en la que una persona se puede encontrar. 

Para el vocero de los Verdes, Luis Pereira, por su parte es “una buena ley”, porque al fin de cuentas “la muerte médicamente asistida no es punible”, aunque lamentó que sólo sea posible en el sistema público de salud.

Efe

Comentarios