Gobierno de Paraguay, arrinconado por gestión de crisis de la COVID-19

Crédito: EFE /EL NUEVO DÍAMario Abdo Benítez gobierna desde agosto de 2018.
El aniversario del primer caso del coronavirus SARS-CoV-2 en Paraguay coincide con los intentos del presidente Mario Abdo Benítez de desactivar la crisis política originada por las marchas ciudadanas que exigen su renuncia por su gestión sanitaria, con los hospitales colapsados, carentes de insumos, y sin perspectivas de una pronta vacunación.
PUBLICIDAD

La principal medida del mandatario se anunció el pasado sábado, con el anuncio de cuatro cambios de ministros que serán designados hoy, lo que no ha frenado las movilizaciones pidiendo su dimisión, que para la tarde están anunciadas se realicen frente a la residencia presidencial. 

Para la semana entrante también está previsto que los principales partidos de la oposición prosigan negociaciones para impulsar desde la Cámara de Diputados un juicio político al mandatario, del conservador Partido Colorado.

De momento, y además de esos cuatro ministros, la crisis sanitaria, así como política, ha costado el puesto al ministro de Salud, Julio Mazzoleni, que renunció este viernes tras las protestas del gremio de enfermería y familiares de pacientes por la escasez de medicamentos.

El país suma 3.294 muertos y más de 166.000 contagiados por el coronavirus en un año.

Han sido dos días de protestas que continuarían hasta la salida del Gobierno del mandatario.

EFE/ ASUNCIÓN

Comentarios